Tres meses después desde que se detectó el primer caso de coronavirus, el Estado norteamericano de California parece que ha conseguido hacerse con el control de la situación y aplanar la curva del covid-19.

California consigue aplanar la curva del covid-19
El Estado de California consigue aplanar la curva del covid-19

Como ya preveían los sanitarios californianos, a finales de abril se abrían hecho con el control del coronavirus, aunque aún es pronto para darlo por vencido, pues ahora tienen que seguir un protocolo de actuación para frenar una posible recaída.

Este Estado cuenta con más de 40 millones de habitantes para 416 hospitales repartidos por todo su territorio, con una capacidad de alrededor de 87.000 camas. Lo cual supone que disponen de recursos escasos para poder atender a toda la población ante una pandemia mundial como la que estamos viviendo.

Pero la realidad es que han conseguido llegar al pico de infectados y no faltan camas, al contrario, sobran respiradores por todos los centros sanitarios. Así pues, California no solo ha conseguido esquivar el virus sino que, con tan poco medios ha conseguido aplanar la curva del covid-19 mucho antes que otros países con mejores condiciones sanitarias.

La pregunta es, ¿cómo ha podido ser posible? Pues estas rápidas soluciones han sido generadas gracias a la responsabilidad de la población ante esta situación tan peligrosa y complicada, a la vez, que se está viviendo ya prácticamente en todo el mundo.

El pasado 19 de marzo, Gavin Newsom, el gobernador de California, ordenó críticamente a sus ciudadanos a permanecer en casa ante la terrible situación que se estaba viviendo en otros países. Si citamos un par de frases con las que consiguió motivar a los californianos nos daremos cuenta de que en realidad, lo importante, es salir de esta hacia delante.

Newsom les dijo: “Nuestro destino y nuestro futuro están dentro de nosotros. Al final, son las decisiones y no las circunstancias las que determinan nuestro futuro. Palabras suficientemente críticas pero a la vez representan una filosofía de vida basada en mantenernos con vida para disfrutar de un futuro.

El gobernador trató de ponerse en lo peor para concienciar a los suyos y, así, hacerles conscientes del nivel de la pandemia desde el primer momento. Justo el día de su discurso se registraron alrededor de mil contagios confirmados y 19 fallecidos en el Estado.

Aun así, Donald Trump le mandó una carta un día antes de su duro discurso a los californianos en la que le indicaba algunas suposiciones que habían recogido a partir de un análisis sobre el covid-19. Aseguraba que California tendría un 56% de la población contagiada, no obstante, sus estructuras sanitarias podían albergar hasta un 20% de la misma y, por tanto, la ciudad se iba a colapsar.

Así pues, Newsom, viendo estas cifras, decidió poner las cartas sobre la mesa y decidió tomarse la cuarentena bien en serio a pesar de las ideas que el presidente de EEUU tenía por el momento.

Y parece que el plan de actuación les ha salido más que bien. California, casi a finales de abril, ha conseguido aplanar la curva del covid-19 para empezar la que se espera que sea su última fase en el Estado.

Deja un comentario