El municipio de Catarroja tiene más historia de lo que podríamos imaginar, así pues, los monumentos más antiguos se remontan a la época de los romanos.

La Albufera de Catarroja registró fósiles de más de 8000 años de antigüedad.
La Albufera de Catarroja registró fósiles de más de 8000 años de antigüedad.

Debido a la ubicación de la localidad, es uno de las pocas afortunadas de tener contacto con l’Albufera de Valencia, lugar en el que se han encontrado fósiles con más de 8000 años de antigüedad, cuyos restos se encuentran en el Parque Natural de la Albufera, en el Rincón de la Olla, muy próximo al Palmar. No obstante, en la zona que pertenece a Catarroja, todavía se conservan algunas casas antiguas como la Casa Sulema, la Casa Baina y la Casa Primitiva.

Además, para evidenciar que fue una de los poblados romanos, se han encontrado restos de este estilo en varias excavaciones. Hace poco más de diez años que se descubrieron las ruinas de la Villa romana, ubicadas en la parte noroeste del pueblo. Se trata de una villa enterrada bajo tierra de la que tan solo se puede evidenciar una entrada, seguramente al pueblo, de la época. Así pues, es uno de los monumentos más antiguos del municipio.

Otros de los elementos arquitectónicos del municipio que fue construido en el siglo XVIII, es el puente de piedra que une Catarroja con Massanassa y por el que hoy en día circulan tanto peatones como vehículos. Actualmente dispone de una barandilla más moderna al estilo del puente, por lo que la actual se pudo haber deteriorado y se decidió eliminarla para poner una nueva.

Asimismo, el edificio más antiguo que todavía conserva su fachada de estilo neoclásico del siglo XVIII, es la Casa Palacio de Vivanco. Los amantes de la historia del arte, se habrán fijado en los elementos ornamentales del Barroco que se evidencian en la casa. Su construcción tenía el objetivo de comercializar productos agrícolas y sederos, ya que su interior estaba adaptado para esas funciones. Actualmente, funciona como sede del Ayuntamiento del pueblo.

El mercado municipal de Catarroja es uno de los lugares más concurridos cada día por los ciudadanos del pueblo. Se trata de un edificio de planta rectangular con las esquinas achaflanadas cuya construcción fue finalizada en 1926, hace casi un siglo.

Un año después del mercado, en 1927, se construyó el Colegio público Esteban Paluzié en la Avenida de la Rambleta. Actualmente es la escuela más antigua del pueblo y su bloque principal se usa para realizar algunos cursos formativos o talleres.

Finalmente, uno de los edificios que pone imagen a Catarroja es la Iglesia de San Miguel, la cual fue construida en el siglo XVII con la ayuda de los pescadores que vivían por la zona, en el barrio de Las Barracas. Pero, hace prácticamente un año, se rehabilitó su altar mayor dedicado a San Miguel Arcángel con el objetivo de restaurar los desperfectos que se han originado con el paso del tiempo.

Así pues, Catarroja es un pueblo con una larga historia, la cual todavía sigue activa para las generaciones futuras y quién sabe si existen más monumentos antiguos ocultos.

Deja un comentario