A partir de un análisis realizado por la Universidad Politécnica de Valencia de los datos de la Agencia Espacial Europea, se evidencia que se reducen los niveles de contaminación al permanecer en cuarentena, lo cual mejora la calidad ambiental.

Se reducen los niveles de contaminación en todo el país.

Con el estado de alarma, se han reducido los niveles de contaminación, pues la producción de las empresas que no se dedican a los sectores de productos imprescindibles para nuestra vida diaria han permanecido paradas. Aún así, algunas sí que han podido seguir con su cometido a través del teletrabajo desde casa.

A partir de estas medidas aplicadas en todo el país, la circulación de vehículos es mucho menor que la semana anterior al confinamiento. Donde más se evidencia la disminución de los niveles de partículas de dióxido de nitrógeno (NO2), que se produce por la combustión de los transportes, son las grandes ciudades. En Barcelona ha llegado a bajar un 83% y en Madrid un 73%.

Asimismo, en la Comunidad Valenciana también se evidencia el descenso de los niveles de contaminación. El estar muchos días en casa sin salir nada más que para comprar alimentos o medicinas, ha conseguido que los coches se queden aparcados y muchas fábricas valencianas también hayan detenido su producción.

Gracias a estas medidas que, desgraciadamente tendrán un gran impacto económico los próximos meses, en la provincia de Valencia se ha reducido un 63% con respecto a la semana anterior al confinamiento cuando aún se esperaban poder celebrar las fiestas de las Fallas de alguna manera. Por otra parte en Castellón ha disminuido hasta un 56 % y en la provincia de Alicante hasta un 68%, la caída más pronunciada de la Comunidad.

En el resto de ciudades españolas también se ha notado un notable descenso, sobre todo, en las grandes ciudades que es donde hay más concentración de población y donde se encuentran más fábricas que generan empleo a la vez que más contaminación.

Según Xavier Querol, un investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (SCIS), es totalmente normal que la contaminación se haya reducido y, para que se entienda, lo compara con los domingos o con los días festivos, pues son los días que menos contaminación generan el tráfico y la industria. Aun así, afirma que la lucha contra la contaminación no debería de realizarse por parones laborales sino por acciones que consigan un planeta más limpio y sostenible.

Pues seguramente todo lo que se ha dejado de hacer durante este tiempo de confinamiento se tratará de realizar y, por eso, los turnos de trabajo se doblarán mediante horas extra con tal de acelerar la actividad y conseguir los beneficios suficientes para que las empresas puedan salir adelante. Así pues, la pandemia puede provocar todo lo contrario una vez se pueda reactivar la economía.

La realidad es que no vamos a conseguir combatir el cambio climático con un virus, por muy grande que sea su impacto a nivel mundial como está sucediendo con el COVID19, pero si podemos concienciar a la población de su importancia y de ver los resultados que se han conseguido con tan solo unas semanas de inactividad.

A partir de estas evidencias, es posible que se tomen medidas políticas medioambientales que reducen los niveles de contaminación con el objetivo de conseguir un mundo más mejor en un futuro próximo.

Deja un comentario