El gran Coliseo Romano tuvo diferentes funciones desde su construcción en el siglo I a.C

El Coliseo, un símbolo de un gran Imperio que dominó una gran parte de Europa. Construido en el siglo I y bajo la autoridad del Vaticano, este grandísima construcción que representa al país italiano cuenta con diferentes datos que la sociedad desconoce. Este tesoro arquitectónico fue declarado por la Unesco Patrimonio de la Humanidad y es parte de las 7 Maravillas del mundo.

Coliseo Romano en el interior – Diario de Catarroja

El Arena de Verona, la Catedral de Milano o la Torre de pisa son algunos de los grandes monumentos del país transalpino. No obstante, el Coliseo Romano es el monumento más visitado de Italia. Cuenta con 6 millones de visitas al año y durante 2018 y 2019 fue el punto turístico más frecuentado por los turistas.

El Coliseo Romano nació con un nombre que no corresponde al que hoy se conoce. En sus inicios se conoció como Anfiteatro de Flavio en honor a los emperadores que solicitaron la construcción de gran monumento arquitectónico. Su nombre se debe a día de hoy a la estatua (o coloso) Nerón que se encuentra cerca del Coliseo Romano.

Otro dato curioso es que cuando la pelea de gladiadores y hombres con animales se prohibieron, la estructura del Coliseo Romano se utilizó como almacén, establos y casas. Siglos más tarde, un terremoto arruino la estructura, siendo usado como vertedero. De aquí salieron materiales que se usaron para la construcción de otros edificios.

Desde el año 2000, el anfiteatro se ilumina contra la pena de muerte en algún lugar del mundo. También sucede durante eventos especiales para solicitar su abolición definitiva.

Por último, el Coliseo Romano, al igual que ocurre en otros grandes monumentos a nivel mundial, ha contado como escenario para grandes artistas de todo el mundo. Elton John, Andrea Bocelli o Paul McCartney celebraron conciertos dandole vida a este edificio.

Deja un comentario