La sociedad deberá cambiar algunos hábitos de cara a la nueva normalidad que se enfrenta el planeta como no tocarse la cara

Somos conscientes que si decimos que durante el periodo de pandemia que estamos viviendo no debemos tocarnos la cara, la boca y los ojos, todos estamos de acuerdo. Pero incluso estando de acuerdo, seguiremos tocándonos la cara porque no solo basta con confirmarlo o decirlo. Las personas estamos atadas a algunos hábitos que son difíciles de cambiar, incluso cuando nuestra salud está en juego.

Durante este periodo de pandemia hemos empezado a desarrollar ese cambio. Hasta que llegue la vacuna contra el Coronavirus, solamente podemos utilizar las herramientas más antiguas: no tocarse boca, ojos y nariz, ponerse bien la mascarilla, mantener la distancia de seguridad, lavarse las manos, etc.

Unsplash – Common License

Los expertos recomiendan prestar una gran atención a los comportamientos habituales para protegerse. Sin embargo, hay algunos hábitos serán difíciles de cambiar debido a la forma social en la que vivimos en el país. Al inicio será tosco el ponerse una mascarilla delante de un familiar o un amigo, pero desde que inicio la pandemia somos conscientes de lo importante que es lavarse las manos, así que será más fácil de incorporar. Acciones como toserse en el codo o rascarse con la parte interior de la muñeca será más complicado.

Pero acabar con los hábitos de no tocarse la cara se podría entrenar. Un estudio confirmo que nos tocamos la cara en más de 35 veces al día. Por ello, algunos consejos que retransmiten los expertos sería mantener siempre las manos por debajo del nivel del hombro o utilizar de forma frecuente máscaras y gafas. Así, todos lo entendemos y estar de acuerdo pero no es así. Pero hay un mecanismo mental que no controlamos.

Por ello, expertos de la Salud Pública inglesa explican que para llevar a cabo comportamientos adecuados lo primero es entender lo que se debe hacer. Una vez entendido, se deberá de entrenar y las autoridades deben ser los que difundan las ayudas mediante titulares que sean claros y detallados.

Debemos habituarnos a los cambios y a protegernos. Hasta ahora cada uno éramos responsables de las nuestras ahora somos responsables de la de todos.

Deja un comentario