Promotores de varias salas de ocio consideran que los beneficios generados con reducción por aforo no rentan para cubrir a los artistas y a los equipos

Auditorios, cines, teatros y salas de conciertos consideran inasumible la reducción del aforo.
Auditorios, cines, teatros y salas de conciertos consideran inasumible la reducción del aforo

El sector del arte tiembla al conocer que la vuelta a la normalidad tendrá unas acondiciones nada favorables para poder sobrevivir. Pues desde el Gobierno se ha establecido un plan de desescalada por fases en las que, se obliga a llevar a cabo una reducción del aforo para prevenir el coronavirus.

Esto sumado al temor de la sociedad para asistir a estos eventos culturales que se disfrutan en el cine, teatro, salas de conciertos y otros muchos, va a azotar increíblemente el sector de la cultura.

Por eso, María Ángeles Fayos, presidente de la Asociación Valenciana de Empresas de Teatro y Circo, resalta que reducir el aforo a un tercio es inadmisible para cubrir los gastos de una función. Además, hace referencia a que las medidas tomadas en los diversos territorios de España, al ser diferentes, puede provocar la cancelación de muchas giras para este año.

Así pues, si no se normaliza la situación lo antes posible para poder beneficiarse de las campañas culturales este verano, muchas salas de o promotores de conciertos y festivales se verán obligados a cerrar sus negocios en tan solo dos meses. Palabras que ha hecho evidente Luis Óscar García, presidente de la Asociación de Promotores de la Comunidad Valenciana.

Con la llegada de la fase 2, se podrán abrir las salas y teatros pero a un tercio de su capacidad. Puesto que en la Comunidad Valenciana se ha retrasado el avance de las fases en muchos municipios, y aún la gran mayoría se encuentra en la fase 0, para que esto pueda ser posible ya estaremos en el mes de junio. Y todo siendo optimistas.

Además, Óscar también comentó que “Si pensamos en una sala como Moon, en Valencia, con aforo para 1.200 personas y que ahora debe acoger sólo 400, es inviable”.

Así pues, será necesario pensar otras vías de actuación que no se centro en la reducción del aforo a un tercio de la capacidad para no acabar con la cultura de nuestro país.

Deja un comentario