La Mara Salvatrucha saca provecho durante el estado de excepción decretado por el presidente Nayib Bukele

En apenas dos semanas, los números de homicidios en El Salvador ha sido demasiados. El repunte ha sucedido durante el estado de alarma que declaro el presidente del país, Nayib Bukele, para afrontar el coronavirus. Lo que venía siendo una media de dos muerte al día desde el inicio de su mandato, durante el estado de excepción han aumentado a 24. Una muerte por cada hora del día.

Tras conocer la oleada de violencia en el país centro americano, alrededor de 40 mil efectivos de el ejército y la policía se han desplegado por las calles salvadoreñas y centenares de personas relacionadas con las maras han sido detenidas.

Hasta el momento, el número de fallecidos en El Salvador por Covid-19 ha sido 16, una cifra insignificante comparada con el número de asesinatos que se han llevado a cabo en los últimos días.

Parece ser que el presidente había llegado a un acuerdo con las tres bandas del país, que tienen la capacidad de controlar buena parte del territorio, y que no se cumplieron los pactos. Las maras pasaron de colaborar con el país a volver a la violencia en las calles.

Por ello, el presidente Bukele, anunció que encerraría en las mismas celdas a diferentes miembros de las bandas rivales. “Estarán dentro, en lo oscuro, con sus amigos de otras pandillas. Ninguna celda tendrá visualización, van a estar selladas completamente” dice el Director General de Centro Penitenciarios, Osiris Luna.

Deja un comentario