El arzobispo de Valencia muestra la figura de la Virgen de los Desamparados, la Geperudeta, a la puerta de la basílica

El pasado domingo la Geperudeta, la peregrina de Valencia, debió haber pisado las calles de la ciudad como cada año para su traslado pero no fue así. No obstante, los eventos del día se llevaron a cabo de una forma diferente a lo habitual, pero tras finalizar la misa a puerta cerrada, la Virgen de los Desamparados, apareció a la entrada de la basílica. El arzobispo de la ciudad, mostró la imagen de la peregrina, congregando al alrededor de 300 personas. A los cinco minutos, la Geperudeta, se volvió a introducir de el templo.

Por lo que informa la portavoz del arzobispado, la distancia entre los fieles siempre ha sido la adecuada. Además, no se ha informado ni a la Concejalía de Seguridad Ciudadana ni a la Delegación del Gobierno puesto que no estaba previsto mostrar la imagen de la Virgen de los Desamparados. A lo que respecta a la apertura de puertas, la basílica ha actuado de la misma forma que se lleva haciendo desde el 14 de marzo.

Virgen de los Desamparados
Virgen de los Desamparados en el altar de la catedral de Valencia

Aunque 3 patrullas de policía controlaban la zona de la plaza de la Virgen, la apertura de puertas les pilló desprevenido. De todas formas, en todo momento se ha visto que, pese al número de personas, todos mantenían las distancias. Lo grave en este caso es que no se avisó a las autoridades, generando una diversa multitud de gente sin un dispositivo suficiente.

A pesar de la apertura de puertas, la basílica en ningún momento ha incumplido las normas. El artículo 11 del estado de alarma dice que “la asistencia de los lugares de culto se condicionan a la adopción de medidas organizativas consistentes en evitar aglomeraciones de personas, en función de la dimensiones y características en evitar aglomeraciones de personas, en función de las dimensiones y características de los lugares, de tal manera que se garantice a los asistentes la posibilidad de respetar la distancia entre ellos de, al menos, un metro”. Según confirman, la Virgen se mostró en el interior sin aviso previo. Las personas que se pararon a la entrada eran ciudadanos de paso que se encontraron con la imagen de la Virgen.

Deja un comentario