Tapas, paella, picada… compartir platos en los restaurantes y es posible que no se vuelva a hacer

Hay algunas costumbres que no se pueden obviar ni abandonar de un día para otro. Guardar un paquete de galletas en la oficina de trabajo, hacer un almuerzo tras una ruta de montaña, o cualquier otra actividad deportiva, o hacer una paella de domingo con toda la familia.

compartir platos
Wikimedia Commons (Licencia CC-BY-SA 4.0)

Este último con gran carácter sentimental. Un ritual que inicia desde la preparación con un grupo de personas con los ingredientes y termina con la preparación en la mesa. Cada comensal coge la cuchara, o tenedor, para empezar el banquete. Así ha sido la tradición antes de que el Covid-19 llegase a nuestras vidas, el enemigo que ha obligado a todo un planeta a cambiar todo evento del ser humano.

Debido a este enemigo invisible, se ha obligado a implementar una serie de prevenciones y medidas de seguridad e higiene. Las medidas amenazan la costumbre de compartir platos en restaurantes y bares. 

El Basque Culinary Center ha sido el encargado de negociar con Sanidad sobre la nueva forma de actuación en las cocinas provisionales, de esta forma se evitan los contagios. Los platos compartidos es el principal tema de crítica pues puede ser un foco de infección, ya que el virus se transmite por saliva.

Reacios a compartir los platos

No obstante, algunos expertos como el presidente de Hostelería de España explica que es lógico que los platos entre parejas y familiares se comparten y se coloquen en el centro  de la mesa. Otro cosa es que sean personas cercanas, des conocidas o vulnerables; pues en este caso sería conveniente la distribución de platos individuales.

A partir de mañana lunes, muchas provincias pasan a la fase 2 de desescalada será en este momento cuando la hostelería española empieza a planificar la distribución de platos en las mesas y si se podrán seguir compartiendo.

Deja un comentario