Después de casi tres meses los familiares de los ancianos residentes de la tercera edad vuelven a encontrarse con sus mayores

Han sido muchas las historias que se han podido escuchar y las escenas  que se han podido observar durante estos dos meses de confinamiento. Al inicio parecía que el virus solo afectaba personas con patologías previas, pero se demostró que iba mucho más allá. En los 27.700 fallecidos por coronavirus alrededor de 19.000 son personas mayores de 65 años.

ancianos
Unsplash – Common License

Las residencias tuvieron que cambiar su metodología de visita, pues los familiares ya no podían entrar en las residencias para ver a sus más queridos, y empezaron las visitas desde la calle. La preocupación era mayor al no poder abrazar ni verlos. Así lo ha informado el periódico de El País en la entrevista algunas personas que tienen a familiares en residencias de la tercera edad. Ha sido muy duro el tiempo que han estado sin poder verlos ni tocarlos pero al menos ahora mismo tienen la posibilidad de empezar una “desescalada“ en estos centros.

Ahora, meses después y empezando la segunda fase de desescalada en muchas regiones de España, los familiares vuelven a las residencias. No obstante, aunque la vuelta a los centros de la tercera edad vuelve a estar permitida, los familiares y ancianos no podrán tocarse ni abrazarse por el momento hasta nueva orden.

Los ancianos con más riesgo de contagio

Los mayores son ahora mismo las personas con mayor riesgo de contagio en todo el país. Así pues, la franja horaria de salida así como cualquier otro servicio siguen siendo prioridad a ellos.

Todavía quedan algunos meses de lucha hasta que la vacuna contra el COVID-19 llegue a la sociedad. Por ello la protección de los más vulnerables entre los que se encuentran las personas con patologías previas y los mayores deben de ser los más cuidados.

Deja un comentario