El absentismo escolar ha sido una de las preocupaciones del Ayuntamiento de Catarroja durante estos meses de confinamiento por la COVID19. Por este motivo desde las concejalías de Educación y Servicios Sociales han estado trabajando para evitar esta situación, entregando material escolar adaptado a las nuevas circunstancias, pero también creando la figura de un mediador entre la escuela y el alumnado.

“Con este servicio no solo pretendíamos evitar el absentismo escolar durante estas fechas, sino también facilitar, dar apoyo y motivar a las famílias que, por cualquier motivo afrontaban dificultades para poder seguir la formación onine”, explica Nuria Blanch, concejala de Bienestar social.

El servicio se ha estado prestando en horario matinal de 9 a 14 horas en coordinación con los centros educativos y las familias. Así pues, un profesional ha realizado un seguimiento domiciliario de las familias que por diferentes razones contaban dificultades y se enfrentan a obstáculos para el cumplimiento de las tareas académicas encomendadas por los centros escolares, con todas las condiciones que exige la normativa para ejecutar el trabajo profesional con menores. 

Por otro lado, esta misma semana, desde Bienestar Social se ponía en marcha el programa JOOP, Jove Oportunitat, impulsado por el IVAJ. Un proyecto que ofrece una nueva oportunidad formativa y laboral a 10 personas de Catarroja que, por las circunstancias que fueran, no pudieron finalizar su vida académica más allá de la etapa obligatoria. Todas ellas están desarrollando este programa en las dependencias de la EPA Paluzié.

El JOOP Jove Oportunitat son talleres, financiados por el Fondo Social Europeo-Iniciativa de Empleo Juvenil, que cuentan con pedagogos y monitores expertos en el coaching de jóvenes y adolescentes.

Deja un comentario