El cardenal Cañizares de Valencia, garantiza que la vacuna contra el coronavirus estaba «hecha de células de fetos abortados», lo cual reavivó la controversia.

El cardenal Cañizares dice que la vacuna del coronavirus "Es obra del diablo".
El cardenal Cañizares dice que la vacuna del coronavirus «Es obra del diablo»

«El demonio existe en plena pandemia intentando llevar a cabo investigaciones para vacunas y curaciones. Nos encontramos con una dolorísima noticia de que una vacuna se fabrica a base de células de fetos abortados, así de claro», comentó el obispo en plena homilía.

«Eso es inhumano, eso es cruel. No podemos alabarlo ni bendecirlo, todo lo contrario. Hemos de luchar por otra manera de actuar, a favor del hombre, no en contra del hombre. Eso es despreciar al hombre mismo, primero se le mata con el aborto y después se le manipula. ¡Mira qué bien, ya tenemos una vacuna! ¡No señor, tenemos una desgracia más obra del diablo, eso es lo que quiere el diablo!», concluyó el cardenal de Valencia.

No obstante, estas afirmaciones no son más que estafas. Las cuales han estado circulando en las redes sociales durante varios meses y han sido rechazadas por el verificador Maldita.es: la teoría de que la vacuna contiene ADN fetal no tiene importancia científica.

Pero la declaración sobre el uso de fetos para producir la vacuna Covid-19 no es el único comentario de Cañizares. También advirtió a los feligreses de que «la Iglesia no es una ONG». «La Iglesia es eucaristía, es amor, no es una ONG. Las obras de caridad no son una actividad más de la Iglesia. La actividad esencial de la Iglesia».

Antonio Cañizares ya llegó a los titulares a principios de mayo, porque se saltó el confinamiento debido a la crisis del coronavirus para celebrar la fiesta de la Virgen de los  Desamparados. Los agentes de la policía local valenciana y la policía nacional tuvieron que intervenir en la Plaza de la Virgen para cerrar el templo.

Así pues, el cardenal abrió la puerta de la catedral para que los fieles creyentes pudieran visitar y ver al santo patrón de la ciudad. Esto es una violación grave de la ley, porque el decreto real del estado de alarma incluye una prohibición de la celebración de actividades religiosas para prevenir la propagación del coronavirus.

Deja un comentario