Siempre hay algunos libros de la literatura española que deben ser leídos

Es considerado que el comienzo de la literatura española se remonta al siglo XII, época de los juglares en donde se retransmitía de forma oral una de las obras más épicas de la historia de la literatura española: El Cantar de Mio Cid. Y si bien a lo largo de los siglos en la literatura española ha sido importante la influencia de los diferentes eventos históricos y culturales tanto españoles como a nivel mundial, cabe destacar que nuestra literatura también ha tenido un peso muy importante en el mundo. A pesar de las muchas obras conocidas que tiene la lengua hispana, hay tres que no deberían caer nunca en el olvido a pesar del paso de los años. Por ello, a continuación, te invito a que conozcas la relevancia y el influjo de tres grandes clásicos de nuestra literatura: La Celestina, Lazarillo de Tormes y Don Quijote de la Mancha.

La Tragicomedia de Calisto y Melibea, popularmente conocida como La Celestina es un ejemplo de comedia humorística escrito a finales del siglo XV por Fernando de Rojas. A pesar de ser considerada una novela, hay quien prefiere denominarla novela dialogada, es decir, un híbrido entre novela y drama. Es fundamental destacar el peso de La Celestina en la novela picaresca y, sobre todo, en obras como El Quijote. La Celestina ha sido tan importante en nuestra literatura por su estructura y su sorprendente lenguaje culto que se habla de “huellas celestinescas” a la influencia de la obra en autores tan conocidos como Miguel de Cervantes, Pedro Calderón de la Barca, Félix Lope de Vega y hasta el mismísimo William Shakespeare por el personaje de la nodriza en su obra Romeo y Julieta, personaje que sin duda nos recuerda a la Celestina de Rojas.

Por otro lado, La vida de Lazarillo de Tormes y de sus fortunas y adversidades publicada en 1554 y escrita en primera persona con un estilo epistolar tiene una autoría anónima. Se ha contemplado esta obra como la precursora de la novela picaresca por características tan notables como el realismo, la narración en primera persona, su ideología moralizante y pesimista y su gran creatividad. De hecho, marcó de tal modo este género literario que sin ella no habría podido escribirse ni el mismísimo Quijote. Cargado de gran ironía y de un carácter despiadado, el personaje principal, Lázaro, hace una crítica ejemplar de la sociedad del momento, especialmente dirigida a los clérigos y religiosos. Fue tan brutal esta crítica que tan solo cinco años después de su publicación, en 1559, ya aparecía en el índice de libros de la literatura española prohibidos por La Inquisición.

Y es que hay historias como la aquí mencionada vida del Lazarillo de Tormes, ciertas novelas históricas como Historia de dos ciudades de Charles Dickens, junto con libros, que por su influencia e importancia histórica en el momento de su publicación tienen un gran impacto en la sociedad y son fuente de crítica puesto que no dejan indiferente a nadie.

libros de la literatura española
Pixabay – Common License

Para terminar, no podría hablar de grandes clásicos de la literatura española sin mencionar Don Quijote de la Mancha, novela escrita por el madrileño Miguel De Cervantes Saavedra y publicada su primera parte en 1605 durante el siglo de Oro español. Es considerada la cima de la literatura española y es la obra más leída y traducida de todos los tiempos después de la Biblia. Esta primera novela moderna fue escrita con un propósito: satirizar las famosas novelas de caballería tan arraigadas en nuestra cultura. Con su personaje principal, un hidalgo que enloquece tras leer cantidad de historias de caballería, Cervantes inicia un viaje repleto de aventuras acabando con una de las características principales de este tipo de novelas, dar más importancia a la trama que a los propios personajes. Aunque, la influencia de esta novela va mucho más allá de la literatura nacional. Como nos cuenta a modo de anécdota el escritor valenciano Santiago Posteguillo en uno de los capítulos de su libro La noche en que Frankestein leyó el Quijote, la propia Mary Shelley, autora de Frankestein, se ve influenciada por el Quijote durante un viaje con su marido y unos amigos a Suiza en el que las lecturas del señor Shelley del Quijote durante los días de lluvia y tormenta hacen que podamos ver en su obra características de la novela de Cervantes como por ejemplo la misma técnica narrativa de múltiples narradores. Y que, además, haga un guiño al propio Sancho Panza en el prólogo a Frankestein.

Pues bien, a pesar de la gran influencia de estas tres obras tanto a nivel nacional como internacional, cada vez son menos leídas y, de hecho, si te atreves a visitar cualquier librería y preguntar por ellas, podrás percatarte de que cada vez es más difícil encontrar un ejemplar ya que la lectura de estas obras se reduce al ámbito académico. Pero, puesto que tenemos la gran suerte de conservarlas y de, por el momento, poder hacernos con una copia física o de libro electrónico, sería un gran gesto de gratitud hacia nuestra literatura rescatar estas tres historias y no dejar que caigan en el olvido.

La lectura beneficia la vida de aquellos que leen.

Deja un comentario