El hombre que llevó a cabo la última ejecución en España, exactamente en Murcia, residía en Valencia. La casa del último verdugo español se encuentra en el centro.

Valencia, la ciudad de las flores, la luz y del color. Una ciudad que cuenta con culturas y arte de diferentes épocas. Además, de una gran historia. Sin embargo, la ciudad del Turia también es conocida por leyendas o historias macabras como la leyenda del barbero diabólico de Valencia, donde dicen que el hombre asesinaba a sus clientes. Además, Valencia cuenta con la casa del último verdugo español.

Unsplash – Common License

Según comentan, en la ciudad de Valencia en el cruce entre la calle de la Purísima y la Estameñería Vieja, entrando por Sénia, se encuentra un pequeño callejón llamado Angosta de la Compañía. En este callejón se encontraba el edificio del Archivo General, cuando Valencia fue durante un breve periodo de tiempo “Capital de España”, pero mucho antes, a la parte derecha de la puerta donde vivía el último verdugo público de Valencia: Pascual Ten Molina. A día de hoy, se puede ver como una puerta fue tapiada con ladrillos.

El último trabajo realizado por el verdugo Pascual Ten Molina fue a finales del siglo XIX. Exactamente en la ejecución de Josefa, La Perla Murciana. Los periodos de la época anunciaban que la mujer que había asesinado a su marido tres años antes iba a recibir su castigo. La ejecución se llevaría a cabo mediante un mecanismo en el cual se le colocaba en el cuello de la persona una argolla y que se estrechaba cuando el verdugo daba vueltas al torniquete principal.

Tras esta ejecución, Pascual Ten Molina se retiraría y se prohibieron las ejecuciones públicas en las cuales se castigaba a los condenados. Ahora, la casa del último verdugo español puede visitarse en la ciudad del Turia.

Deja un comentario