La enfermedad de la peste bubónica causó millones de fallecidos durante muchos siglos. Hoy en día se puede curar con antibióticos.

No era suficiente con el año bisiesto que se está llevando. El virus del Covid-19 que tomó el planeta desde principio de año, el ébola que volvió a ver la luz hace unos meses en el continente africano y ahora China vuelve a ser la noticia tras confirmarse el primer caso de peste bubónica.

Las autoridades del país asiático han confirmado que en la región de Mongolia se ha detectado el caso de un pastor que ha sido infectado por la enfermedad. El paciente está ingresado en Bayannur en condiciones estables. No obstante, la autoridades chinas han declarado alerta nivel 3 (consta de 4 niveles).

El gobierno ha pedido a sus ciudadanos que no consuman ni cacen animales, que no transporten animales infectados y que si se ve algún roedor muerto o enfermo que avisen y no lo toquen.

Origen de la peste bubónica

La peste bubónica proviene de una bactería llamada Yersinia pestis que, normalmente, se transmite mediante las pulgas de los roedores. Esta enfermedad causó una gran cantidad de fallecidos en Asia y Europa en el siglo XIV.

La última pandemia por peste bubónica fue registrada a inicios del siglo XX, aunque ha día de hoy los contagios por esta enfermedad siguen siendo comunes en países como Perú, el Congo y Madagascar. En lo que va de siglo XXI también se han registrado casos en Argelia, India, Malawi, Zambia, Mongolia y China.

La OMS ha comunicado que por el momento no hay un riesgo alto pero están atentos y siguiendo de cerca la situación en China y Mongolia. Después de lo ocurrido con el Covid-19 la Organizació Mundial de la Salud no quiere que haya ninguna otra pandemia a nivel global.

Deja un comentario