El agresor agredió a la camarera por pedirle que se pusiera la mascarilla mientras amenazaba con toser cada rincón del local

Fin de semana y la ciudad de Valencia se llena de ciudadanos en las calles tras 3 meses de confinamiento. Hasta el momento no se ve imprescindible, al igual que ya se ha empezado a decretar en otras comunidades autónomas, que las mascarillas sean obligatorias independientemente de la distancia social.

Sobre las 23.35 de la noche del pasado sábado una pareja acude a un restaurante de comida rápida de la avenida del Puerto de Valencia. La camarera al ver que los clientes no portaban la mascarilla dentro del local les recordó que por favor era necesaria llevarla puesta para hacer el pedido en el interior.

La agresora empezó a amenazar a la camarera de forma muy agitada que iba a empezar a toser cada rincón del restaurante. Mientras tanto, la pareja de esta, en lugar de tranquilar los hechos comenzó a golpear todos los objetos que se encontraban el mostrados. Como declaró la víctima, la violencia del agresor fue in crescendo hasta el punto en el que le tiró la pantalla protectora de cristal a la cara, provocándole una herida que requirió de puntos de sutura.

Después de lo ocurrido, la pareja de agresores salió corriendo del local siendo perseguidos por los compañeros de la víctima y algunos de los comensales que se encontraban en el restaurante de comida rápida. La policía local de Valencia junto con los agentes de la Unidad de Convivencia y Seguridad detuvieron al agresor de 36 años cuando no tenía más escapatoria al ser acorralado por varías personas. El agresor opuso resistencia a las autoridades en su detención.

Los hechos ocurridos fueron corroborados por los compañeros de la víctima agredida y la encargada del mismo local.

Deja un comentario