Pudo haber sido la gran noche de Mbappé y Neymar pero el equipo bávaro, el Bayern de Múnich, no dio opción

Se esperaba una cita en la que David (PSG) vencía a Goliat (Bayern), pero no fue así. Era el momento que el PSG estaba esperando desde hace mucho tiempo y no pudo con el nuevo campeón de Europa. El Bayern salió con esa mirada de monstruo por la que se le conoce y trató como quiso a las dos grandes estrellas del equipo parisino.

time lapse photography during nighttime Bayern
Photo by Johannes Plenio on Pexels.com

Ya lo demostró contra el FC Barcelona. El equipo rojo había ganado al que se considera el mejor equipo de la década por 8 goles a 2. Se presentaban en una final ante unos jugones que ya tenían controlados desde mucho antes. Neymar llegaba al partido que buscaba desde que salió del Barça sin estar a la sombrea de un dios, pero no estuvo cómodo. Las pocas ocasiones que tuvo se encontraba con el muro alemán. Neuer atajaba todos los balones que le llegaban por parte de la delantera del PSG.

El Bayern atacó hasta que un ex del equipo parisino, coman, consiguió batir al Navas y poner el balón en la red. Todo parece que el PSG se «activó» jugando todo lo que podía al contraataque con sus dos atletas arriba. Durante los minutos finales mostraban ganas de empatar pero una y otra vez el portero interponiéndose delante de las grandes estrellas del PSG.

El partido finalizó con el gol de cabeza de Coman y con las lágrimas de Neymar en los banquillos tras ver que había perdido la oportunidad que esta temporada tan irregular le había presentado. El Bayern, un clásico del fútbol europeo, se hacía con la sexta orejona de su historia con jugadores que salen en cada partido ha comerse el césped.

El Bayern se ha convertido en el nuevo rey del continente Europeo.

Deja un comentario