La socidad actual debería aprender lo que es un consumo responsable

Todo el mundo peca de tener una mentalidad de triunfo basada en el hecho de que cuantas más cosas se poseen, más triunfador se llega a ser. Así se muestran las personas más pudientes en las redes sociales, con armarios de tres pisos, cinco propiedades, millones en sus cuentas bancarias, un coche para cada día de la semana… Este tipo de persona es un tipo de inspiración hacia lo que generalmente se quiere como futuro. Pero ¿son las personas conscientes de por qué se piensa así y de las consecuencias que puede acarrear este tipo de mentalidad?

consumo responsable
Photo by Antonio Sokic on Pexels.com

No es jugar un papel de moralista que dice que pensar así está mal. Cada uno es libre de pensar como le plazca, pero los humanos tienen la responsabilidad de entender el porqué de los pensamientos y acciones.

El sistema ha creado una sociedad así porque así es como puede llegar a funcionar un sistema económico como el capitalista, necesita que se mueva el dinero y lo consigue haciendo que se consuma sin pensarlo. Si no lo crees, hay que mirar alrededor, ¿se necesita realmente algo de lo que se ve?

A la sociedad le gusta consumir, porque como ya se ha mencionado, cuanto más posees, más triunfador se consigue ser. Consumiendo sin filtro, se consigue unos segundos de felicidad inmediata que engancha. Se podría decir que consumir es una adicción. Y esto no debería de ser así. También hay que pensar en el impacto medioambiental que este tipo de acciones conllevan. Mientras los consumidores se prueba esas zapatillas que están de moda, no se paran a pensar si realmente las necesitan o es solo un capricho y tampoco se plantean cómo han llegado esas zapatillas a ser lo que son.

El consumo responsable es una opción. No hace falta dejar de consumir, siempre estará ese momento en el que cada persona se pueda dar un, pero hay que recordar que quizá la sociedad no sea tan libre en sus propias decisiones como se cree. Siempre habrá que cuestionarse lo que ya se sabe porque solo así se aprende de verdad.

Por María Martínez.

Deja un comentario