El joven con discapacidad, de 34 años y con un grado de discapacidad intelectual del 38%, confesó a la policía que todo estaba premeditado.

Hace unos días conocíamos la noticia de que un grupo de siete jóvenes de entre 20 y 30 años eran detenidos en Manacor, Mallorca, por secuestrar, vejar, maltratar y torturar a un joven con discapacidad tatuándole penes en la cara, cosiéndole los pies, poniéndole cola en la boca, arrancándole las cejas y quemándole, entre muchas otras cosas. Pero este 10 de marzo, fueron absueltos de todos los cargos.

joven con discapacidad

Se demostró que el joven con discapacidad ofrecía hasta 3.000€ a quienes se atrevieran a hacerle un cambio de look extremo, incluso con un contrato de por medio. Según los acusados, ellos simplemente seguían sus indicaciones y tales actos fueron pedidos expresamente por él. También informaron de que el hombre estaba grabando todo el proceso de ese “cambio de look” para subirlo a su canal de YouTube.

joven con discapacidad

La víctima se ponía en contacto por varias redes sociales con personas desempleadas ofreciéndoles dinero si le ayudaban a grabar un vídeo, pues era youtuber y estaba trabajando en un nuevo proyecto. Y así lo ha confirmado una chica de Valencia a través de su cuenta de Twitter, con la que este joven con discapacidad se puso en contacto. 

joven con discapacidad

En este hilo de Twitter se puede leer que este joven con discapacidad les contaba a quienes accedían a ayudarle que había heredado una fortuna y que su familia se había desentendido de él por la discapacidad leve que padece. Metía a sus participantes en grupos de WhatsApp, donde comentaba los retos que debían ir haciendo, hasta que la cosa se puso más seria y empezó a pedirles las mismas cosas que estos siete jóvenes le hicieron.

joven con discapacidad


Gracias a todas estas personas que formaban parte de los grupos de WhatsApp, la policía ha podido recabar pruebas suficientes para absolver a los acusados, como conversaciones o incluso vídeos que este joven con discapacidad les enviaba, y ha provocado la confesión del mallorquín.

Deja un comentario