Son pocos los que saben que la escritora Agatha Christie desapareció unos días, pero son muchos menos los que conocen la historia que se esconde detrás de esta misteriosa desaparición.

Agatha Christie fue una de las escritoras más importantes de la novela policíaca, y aunque falleciera en el año 1976, sigue siendo considerada una de las mejores escritoras del género. La obra que la catapultó al éxito fue “El misterioso caso de Styles”, publicada en 1920 y escrita durante su labor de enfermera en la Primera Guerra Mundial. Ese solo fue el primero de los casi 100 libros que escribió la autora.

En 1926, su madre falleció, lo que la hizo sumirse en una gran depresión, y años más tarde, su marido Archibald le confesó que se había enamorado de una joven y quería divorciarse, lo que empeoró su depresión. Entonces, una noche de diciembre de 1937, Agatha Christie desapareció. El coche de la escritora fue encontrado en estado de abandono cerca de la carretera y nadie sabía nada de ella. Dentro de este había ropa de la autora y su carné de conducir, aunque ninguna pista de dónde podría haber ido.

Todo el mundo se quedó impactado con la noticia, que apareció publicada en todos los periódicos del mundo. En algunos de los artículos publicados se podían leer varias teorías, como que podría haber sido asesinada, que estuviese en Egipto o, simplemente, que hubiese decidido ir a dar la vuelta al mundo.

Fueron muchos los voluntarios que ofrecieron su ayuda para buscarla, incluso algunos ofrecieron una recompensa a quien diera información sobre el paradero de Agatha Christie, aunque de nada sirvió. 11 días más tarde, el cuerpo de Agatha Christie fue encontrado flotando en el agua, pero no hay que alarmarse, porque el agua era la de la piscina del hotel Swan Hydropathic Hotel, en Harrogate, al norte de Inglaterra, donde estuvo alojada todo ese tiempo bajo el nombre de Teresa Neele, que, curiosamente, se trataba del apellido de la amante de su marido. Cuando supo que la habían descubierto, Agatha fingió sufrir demencia, y a día de hoy, nadie sabe lo que pasó durante esos 11 días, pues ella afirmó hasta su muerte que no recordaba nada. 

Agatha Christie

Tras descubrir que Agatha Christie había estado en un spa, muchos se atrevieron a decir que lo había hecho para que el mundo pensara que su marido la había matado y así, dejarle en evidencia. De hecho, el investigador inglés Jared Jade muestra pruebas de ello en su libro “Agatha Christie and the Eleven Missing Days”.

Y tú, ¿qué crees que ocurrió durante la desaparición de Agatha Christie?

Deja un comentario