Gibraltar o Israel son algunas de las zonas del mundo en el que comienzan a vivir dentro de la nueva normalidad.

El mundo entero lleva desde el año pasado viviendo con la preocupación de no olvidar ponerse la mascarilla antes de salir de casa, echarse gel hidroalcohólico al entrar a cualquier establecimiento, mantener las distancias de seguridad y desinfectar todo aquello que tocan para evitar contagiarse con la Covid-19, aunque en algunas naciones ya comienzan a ir dejando atrás estos hábitos poco a poco con la nueva normalidad.

La vacunación de la mayoría de la población en estos territorios hace posible la vuelta no a la normalidad que conocíamos antes de esta pandemia, sino a la nueva normalidad, pues la erradicación completa de la Covid-19 todavía no se ha conseguido, por lo que hay que seguir teniendo en cuenta las medidas sanitarias actuales y concienciarnos.

La primera medida que se ha retirado en los países con una tasa de vacunación bastante avanzada es la de la mascarilla obligatoria, aunque no en todos ellos en las mismas condiciones. Gibraltar es el lugar más cercano a nuestro país en el que casi el 80% de su población ya está vacunada, convirtiéndose así en los primeros en poder caminar por las calles sin el cubrebocas gracias a la nueva normalidad. Además, ya se ha levantado el toque de queda y los bares y restaurantes pueden cerrar a las 2:00 AM como hacían normalmente antes de la pandemia.

la nueva normalidad

Estados Unidos es otro de los países que, pese a su gran superficie, lleva muy adelantado el proceso de vacunación. Por ello, se permite ya no hacer uso de la mascarilla en espacios privados, aunque solo entre personas vacunadas. Israel ya permite acudir a los eventos deportivos con el 75% de capacidad máxima con la mitad de su población ya vacunada con la primera dosis de la vacuna.

Para estos países la nueva normalidad ya ha llegado pero, ¿y en nuestro país? ¿Cuándo llegará a España?


Si conseguimos aumentar el ritmo de vacunación, conseguiremos la inmunidad de grupo a principios de otoño, aunque la mascarilla seguiría formando parte de nuestras vidas durante al menos unos cuantos meses más, hasta la siguiente primavera.

Deja un comentario