En cuanto el juez abra diligencias, las entidades se personarán para conseguir la máxima pena para los responsables y generar un precedente legal que marque un antes y un después para los animales utilizados en experimentación en España por parte de Vivotecnia.

Hace unos días, gracias a la investigación llevada a cabo por la ONG Cruelty Free International, dieron la vuelta al mundo las durísimas imágenes de las torturas que sufrían los animales utilizados para experimentación en la filial de Madrid de Vivotecnia, compañía alemana encargada de llevar a cabo ensayos preclínicos in vivo y estudios de seguridad para productos de la industria cosmética, química, agroquímica, biocidas y sanitaria.

En el marco de la Unión Europea los animales utilizados en experimentación quedan bajo el amparo de la Directiva 2010/63/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, relativa a la protección de los animales utilizados para fines científicos. Por otro lado, a nivel nacional, actualmente se encuentra en vigor el Real Decreto 53/2013, de 1 de febrero, por el que se establecen las normas básicas aplicables para la protección de los animales utilizados en experimentación y otros fines científicos, que desarrolla la Ley 32/2007.

Ambos textos legales incorporan el principio de las Tres Erres que se basa en Reemplazar, Reducir y Refinar el uso de los animales destinados a experimentación científica.

A pesar de esto y de que Vivotecnia esté adherida al acuerdo de transparencia en experimentación animal, promovida desde la Confederación de Sociedades Científicas de España (COSCE), los vídeos grabados por una ex trabajadora del centro han sacado a la luz los terribles abusos que sufrían animales como perros, macacos, conejos, ratones, etc. en este centro.

Dichas imágenes han llevado a activistas, santuarios y entidades de protección animal de toda España a concentrarse desde el pasado sábado frente al centro de Tres Cantos de la empresa, reclamando el cierre de sus establecimientos y la entrega inmediata de los animales. 

La actividad realizada en este laboratorio no solo incumple la normativa, si no que supone un claro caso de maltrato animal susceptible de incardinarse en el art. 337 del Código Penal, al llevarse a cabo conductas innecesarias a nivel experimental y dejando en evidencia la crueldad hacia los animales.

Por todo ello, las entidades AnimaNaturalis y FAADA, además de manifestarse y reclamar que se abra urgentemente un debate sobre el uso de animales para la experimentación, han decidido sumar fuerzas para denunciar a Vivotecnia penalmente bajo la dirección letrada de Ana Cal Estrela, integrante de la sección de derecho animal del Ilustre Colegio de Abogados de Valencia, y Anna Estaran Pérez, coordinadora del área legal de FAADA.

Vivotecnia

Ambas entidades consideran que un caso como este puede generar un precedente importante y marcar un antes y un después en la legislación sobre el uso de animales utilizados para la experimentación en España. AnimaNaturalis y FAADA se personarán en el procedimiento que se incoe en cuanto el juez abra diligencias y, al mismo tiempo, seguirán trabajando para que se reubique a los cientos de animales de Vivotecnia con la máxima urgencia.

«Es hora de poner seriamente en duda el sistema de inspecciones y auditorías en los laboratorios de experimentación animal» explica Aïda Gascón, directora de AnimaNaturalis en España. «Las terribles imágenes, obtenidas durante dos años de forma encubierta, demuestran que no son casos aislados«.


Según Carla Cornella, Presidenta de FAADA: «Las imágenes del caso Vivotecnia van más allá de lo legalmente permitido en la legislación de experimentación animal, estamos ante un acto cruel que configura un delito de maltrato animal. Este caso es un precedente que debemos aprovechar para poner punto y final a la experimentación con animales buscando alternativas éticas y respetuosas con todos los seres vivos»

Deja un comentario