Al cabo de unos meses, la tasa de divorcios en China ha caído drásticamente. El motivo principal es por un lado una nueva ley que tiene como objetivo evitar las separaciones a corto plazo y por otro lado un cambio que se ha dado en el mercado inmobiliario.

A lo largo de los últimos años las cifras aumentaban constantemente, pero se ha notado que en los países más poblados del mundo la tasa de divorcios ha descendido más de un 70%. En el transcurso de enero a marzo 2021 sólo hubo 296.000 divorcios en China. Esto equivale a un descenso significante, ya que en el primer trimestre del 2020 fueron más de un millón de parejas que se separaron.

La razón principal de la drástica caída de divorcios en China es una ley que entró en vigor el 1 de enero 2021. Esta ley obliga a las parejas que quieran separarse a tener un «periodo de reflexión», el cual dura 30 días. Al haber transcurrido este tiempo la pareja puede solicitar formalmente el divorcio. Según el Global Times de Pekín el propósito de esta medida es evitar las separaciones impulsivas y consecuentemente tener menos divorcios en China. Un experto de la revista Legal Daily menciona que el divorcio impulsivo se da en varios casos. Algunas parejas discuten por la mañana y se divorcian el mismo día por la tarde.

El segundo motivo puede involucrar el dilema del mercado inmobiliario en las grandes ciudades de China. En el pasado, se daban muchos divorcios en China para poder comprar más de un apartamento. Las estrictas normas de vivienda manifiestan que las parejas casadas tienen derecho a la compra de sólo una vivienda. Es así como el divorcio fue una forma de poder comprar una segunda vivienda.  Para mejorar esta situación muchas ciudades han eliminado esta norma y consecuentemente hay un motivo menos para los divorcios en China.

Según el Global Times la rápida recuperación económica tras la pandemia ha contribuido a que las condiciones familiares y de vida hayan mejorado y consecuentemente haya menos divorcios en China. China pertenece con su muralla china a una de las siete maravillas del mundo. En cierta medida atrae a turistas y consecuentemente ingresos.

family sitting on gray sofa with their pet dog
Photo by PNW Production on Pexels.com

El problema demográfico de China

Un problema demográfico fundamental es que hasta hace poco aumentaban la tasa de divorcios en China, mientras que el número de matrimonios y nacimientos disminuía. Según un censo reciente la población de China creció sólo un 0,53% anualmente entre los años 2010 y 2020.

Algunos expertos dudan de esa cifra y consideran que la población ya ha superado su pico. Sin embargo, la sociedad está envejeciendo indiscutiblemente. La proporción de personas mayores de 65 años está aumentando. En 2010 era de un 8,87% y en 2020 subió a 13,5%. Como consecuencia en un futuro a medio y largo plazo podrían surgir problemas importantes para el mercado laboral.

Desde el 2016 las ciudades de China tienen una política oficial respecto al número de hijos, la cual es dos. Según la agencia de noticias Reuters Pekín esta planteando suprimir por completo el control de la natalidad, introducido a principios de la década de 1980, para contrarrestar la cuestión del envejecimiento.

Deja un comentario