El asfalto de una zona residencial en la capital de Italia sufrió una grave destrucción a raíz de daños causados por el agua. Los coches aparcados en esta zona se hundieron en la profundidad del agujero.  El accidente ocurrió en la Vía Zenodossio a unos siete kilómetros al este del Coliseo romano.

El martes pasado dos coches se hundieron en un gran agujero en el asfalto de la Vía Zenodossio. Según han informado los medios de comunicación italianos, la policía local encontró hacia las once de la mañana un vehículo Mercedes y un Smart en la profundidad del agujero. El agujero tiene aproximadamente seis metros de profundidad y doce de longitud. Al detectar el incidente la carretera fue cerrada ampliamente.

Según los primeros informes el motivo de esta damnificación fue el daño causado por el agua en un garaje. Otro informe, del servicio online fanpage.it, afirma que los bomberos que asistieron la escena no suponen mayores problemas estructurales para los edificios residenciales que se encuentran alrededor.

Es conocido que, en Roma, la capital italiana, hay numerosas calles en mal estado. Varias calles tienen el mismo problema de que el asfalto se hunde constantemente causando agujeros grandes. Durante años, los residentes de Roma se han quejado de la falta de reparaciones y del mantenimiento adecuado de las tuberías de agua de la ciudad.

En septiembre del año pasado se abrió la tierra a pocos metros (aproximadamente 100 metros) de la Vía Zenodossio a causa de una rotura de una tubería de agua en la Piazza Marranella. Como respuesta de estos sucesos los residentes del barrio habían reclamado la prohibición del paso de vehículos pesados y la ampliación de las aceras.

En junio la Defensa Civil empleará equipos especiales para determinar el grado de la estabilidad del terreno. Estos hundimientos también suelen pasar una y otra vez en Alemania. Según el Centro de Investigación Geográfica de Potsdam (GFZ), se producen cientos de incidentes de este tipo anualmente.

Deja un comentario