Durante la pandemia sanitaria del Covid-19 el precio del petróleo y la gasolina bajó drásticamente, precios que no se habían visto hace muchos años. Sin embargo, la época de repostaje asequibles ha finalizado. La consecuencia del nuevo precio de CO2 y el levantamiento de la reducción del IVA llevan a la recuperación del precio del petróleo en el mercado mundial.

El repostaje se ha encarecido considerablemente en cuestión de un año. Según la oficina federal de estadística alemana los automovilistas tuvieron que pagar aproximadamente 24,8% más que en abril 2020 por gasolina premium. Comparando el mes de abril del año actual y del año pasado el aumento de Diesel fue del 19,5% y los precios del GLP subieron un 14,2%.

El aumento tiene varias causas. Por un lado, el impacto que tuvo Covid-19 sobre el precio del petróleo, que se desplomó en la primavera de 2020. Otro motivo es el impuesto sobre las emisiones de CO2, que ha tenido un efecto impulsor del precio de los combustibles desde enero de 202. Mientras tanto la reducción temporal del IVA llega a su fin.

Las importaciones de petróleo disminuyen

Como resultado de la disminución de importación de petróleo se produce lo que se conoce como efecto base. Esta se apoya en la idea de que la cifra de la tasa de variación anual de un mes determinado no sólo depende de la tendencia actual de los precios, sino que también de la tendencia de los precios del año anterior.

A comienzos de la pandemia en 2020, el precio del petróleo había caído bruscamente debido a la baja demanda en el mercado mundial. La comparativa con estos precios reducidos conlleva a que en la actualidad y en los próximos meses la tasa de inflación anual del petróleo sea bastante elevadas. La importación del petróleo en Alemania lleva tiempo disminuyendo. Según la Oficina Federal, es una tendencia que se seguirá manteniendo durante este año. De enero a marzo del año actual se importó aproximadamente 18,9% (84,7 millones de toneladas) menos petróleo que del año 2020.

El proveedor de petróleo más importante para Alemania es sin excepción Rusia. El año pasado Alemania se abasteció con aproximadamente 26,3 millones de toneladas, las cuales equivalen a casi un tercio de su petróleo. Estados Unidos (12,1%) y el Reino Unido (9,1%) son los otros proveedores importantes.  Luego le siguen países como Kazajstán, Noruega, Nigeria, Azerbaiyán, Arabia Saudí, Libia e Irak. la mayor parte de la importación es transportada de modalidad marítima. El bloqueo del Canal de Suez retuvo el 10% del petróleo que es transportado por mar.

Deja un comentario