En España hay una nueva tendencia en el sector inmobiliario: las casas prefabricadas (incluidas las minicasas) son cada vez más demandadas. La casa prefabricada Liten es un claro ejemplo.

Uno de los motivos impulsores fue la pandemia sanitaria de Covid-19 y las medidas asociadas para contener la infección. Como casi todos los sectores de la economía, el mercado inmobiliario tampoco se libra de las consecuencias de la pandemia. Los expertos inmobiliarios intentaron hacer una previsión para 2021, pero los precios de los inmuebles están actualmente muy disparejos. En algunos lugares están subido drásticamente mientras que en otros lugares están cayendo. Sin embargo, los requisitos para comprar una vivienda han sufrido un nuevo ajuste. Onarc, un startup valenciano, ha logrado captar esta tendencia y traducirla en una casa prefabricada llamada Liten.

Tendencias inmobiliarias en España

Las propiedades con balcones o terrazas, preferiblemente con un jardín y quizás una piscina, con un espacio habitable lo más generoso posible y definitivamente con una buena conexión a Internet son las mas buscadas en España. La compra de un inmueble sigue siendo atractiva a pesar de los elevados costes siempre y cuando la vivienda corresponda con los requisitos buscados. A diferencia de China en España las grandes ciudades han perdido atracción. La industria de la construcción prefabricada se esta beneficiando mucho del cambio en la demanda.

Onarc: empresa emergente valenciana

Recientemente se ha presentado en la prensa la casa prefabricada Liten, la cual es de bajo consumo. Liten es una casa prefabricada originaria de Valencia. Onarc, una pequeña empresa perteneciente a Lanzadera (la incubadora de startups de Juan Roig), ha diseñado este innovador modelo de casa.

El equipo de Onarc se formó en la Universidad Politécnica de Valencia (UPV). En su momento, presentaron un proyecto de vivienda sostenible en el concurso Solar Decathlon Europe como parte de Azalea. Luego decidieron crear su propia empresa llamada Onarc. La empresa se centra en casas prefabricadas con diseño y construcción sostenibles y respetuosos con el medio ambiente. Liten es la primera casa prefabricada de Onarc en España.

El modelo Liten

El modelo de la casa prefabricada Liten es completamente versátil y se puede adaptar al cliente. El exterior de la minicasa puede ser de madera clara o madera negra y el interior puede ser de madera laminada en cruz (CLT) oscura o blanco.

El interior puede tener los siguientes formatos:

– Dormitorio, cocina y baño

– Salón, cocina y baño

– Zona de trabajo y baño

La casa prefabricada Liten tiene una superficie de 30 metros cuadrados y está diseñada para conectar con la naturaleza, disfrutarla y respetarla. El precio mínimo de esta vivienda es de 39.000 euros. La empresa española Atlántida Homes ofrece casas prefabricadas desde más de 300.000 euros.

Liten fue diseñada como un espacio autosuficiente. La independencia del suministro de energía es posible a través de los ocho módulos solares y una batería de alto rendimiento. Además, esta casa prefabricada tiene su propio sistema de gestión del agua. Cuenta con un suministro de agua de hasta siete días y puede reutilizar el agua de lluvia. La tecnología del aire acondicionado está diseñada para garantizar una temperatura ambiente óptima tanto en los días más fríos como en los más calurosos. Cuenta con un buen aislamiento, que permite reducir al máximo el consumo de electricidad.

Onarc considera la casa prefabricada Liten como un alojamiento alternativo en el turismo rural ya que tiene un impacto mínimo en el medio ambiente. La empresa ve su modelo como una opción para las fincas en las que prima la naturaleza.

 El turismo rural en España ha pasado de 2,5 millones en 2013 a 4,4 millones en 2019. Una tendencia que a raíz de la pandemia tiene altas posibilidades de crecimiento.

Las ventajas de una casa prefabricada

La fabricación se lleva a cabo en un entorno más controlado, lo que la hace independiente del clima y otros factores externos. De esta forma se pueden controlar mejor los procesos de producción y el coste total se fija desde el principio.

El tiempo de ejecución es mucho más corto que el de los procedimientos tradicionales de construcción de viviendas. Una vivienda de hasta 200 metros cuadrados puede entregarse lista para ser ocupada en tan solo cuatro meses.

Muchos procesos se pueden estandarizar y en general los costes son mucho más bajos. La huella de carbono es menor, al igual que la cantidad de residuos producidos. La mayor parte de la construcción es realizada en la fábrica y no en el terreno.

Deja un comentario