En los emblemáticos rascacielos de Manhattan hay poco movimiento como consecuencia de Covid-19. Muchas empresas han implementado el teletrabajo. Hay una gran incertidumbre en lo que es volver a trabajar en la oficina. Muchos creen que el estilo de la vida laboral cambiará definitivamente y que las oficinas en Manhattan no volverán a ser las mismas que antes.

Más de la mitad de los ciudadanos de Nueva York ya han recibido al menos una dosis de la vacuna contra el Covid-19. La cultura, el deporte y la gastronomía han vuelto a la época pre-Covid. Pero en el corazón de Manhattan, este espíritu de optimismo aun no ha llegado. El 90% de las oficinas en Manhattan siguen vacías.

Los optimistas prevén que, en otoño, como mucho, la mitad de los empleados volverán a las oficinas en Manhattan. Susan Lund, de la consultora de gestión McKinsey, afirma que las personas seguirán trabajando desde casa aun después de la pandemia, al menos los que tengan trabajos de oficina. Lo esencial para poder cumplir con las responsabilidades laborales es tener un ordenador, independientemente del lugar. La mayor parte de empresas adoptarán un modelo mixto, que combina trabajar unos días a la semana en la oficina y los demás días en la casa.

Incluso grandes empleadores neoyorquinos como el gran banco JP Morgan, no creen que regresen a una vida laboral definida por cinco días a la semana en oficina. Larry Fink, el director del enorme financiero Blackrock, también cree que el sector financiero ha demostrado que el trabajo a distancia funciona. Sin embargo, el teletrabajo también tiene consecuencias negativas.

Las empresas buscan ahorrar en los costosos alquileres de oficinas

Bastante empresas llevan tiempo pensando en ahorrarse al menos una parte de los alquileres de las costosas oficinas en Manhattan. Sin embargo, es una visión de horror para la ciudad. Esta depende desesperadamente de los ingresos fiscales y el sector inmobiliario teme a un mal escenario con caídas de precio.

Michael Slattery, de la empresa líder CBRE, explica que Nueva York sigue siendo un mercado relevante y con una gran fuerza de crecimiento. Es por eso que para muchas empresas es importante estar presente en esta ciudad. Aunque los alquileres de las oficinas en Manhattan son caros las empresas están convencidos de pagar esos precios.

Otros, sin embargo, tienen la expectativa de que la pandemia cambie definitivamente Manhattan. Anna Tavis investiga el futuro del trabajo en la Universidad de Nueva York y señala que, si los precios de los alquileres bajan, es una gran oportunidad para las nuevas empresas innovadoras y los startups.

Deja un comentario