El escritor estadounidense Eric Carle conocido por millones de niños en todo el mundo por su historia de la oruga sin fin ha muerto a los 91 años. Según el hijo de Eric Carle el escritor se durmió tranquilamente. El 25 de junio habría cumplido 92 años. Hasta su vejez Carle siguió pintando y trabajando en Key West y en su casa de verano en Berkshires.

Los libros para niños de Eric Carle suelen tratar sobre todo tipo de animales: arañas, escarabajos, camaleones, osos, leones y monos. Sus historias se caracterizan por ilustraciones de tipo collage y una gama de colores inusuales. El escritor crecido en Alemania afirma que los colores son su vida.

Muchos niños le escribían preguntando su color favorito. Carles cuenta en una entrevista que tiene cuatro cajones rojos, dos azules, dos amarillos y cinco de otros colores, sus colores básicos. Al pensar en su color favorito se le ocurre el amarillo, porque es el color más difícil en su opinión.

Eric Carle cuenta una y otra vez en entrevistas que los colores fueron una especie de antídoto contra los oscuros y duros recuerdos de su infancia. Cuando tenía seis años, en 1935, se trasladó a Alemania con sus padres, quienes habían llegado a Estados Unidos como inmigrantes.

Mientras duró la guerra, no había colores. La gente no usaba nada colorido. Al contrario todo era gris y marrón. Típico de la época era ver las casas pintadas de camuflaje en tonos de marrón-verde, gris-verde y marrón-gris. Fue hasta después de la guerra que se familiarizó con el arte abstracto, sobre todo con los impresionistas. Todo era color, color y más color.

Uno de sus referentes fue el expresionista Paul Klee. Al graduarse de la Escuela de Arte de Stuttgart, Carle regresó a Estados Unidos. Durante muchos años vivió en Nueva York trabajando como diseñador gráfico para el New York Times y en publicidad. Con 40 años comenzó a ilustrar libros infantiles.

La Pequeña Oruga Glotona: un libro de esperanza

El famoso autor Eric Carle lee su libro ilustrado «La Pequeña Oruga Glotona«: El sábado, la oruga se comerá un trozo de tarta de chocolate, un cono de helado, un pepinillo, una loncha de queso, un trozo de salchicha, una piruleta, y así sucesivamente…

Generaciones de niños han seguido el frenesí alimenticio de la oruga verde con la cabeza roja y han sido testigos de cómo finalmente se convierte en una hermosa mariposa. Tras su publicación en Estados Unidos en 1969, el libro comenzó una trayectoria de éxitos en todo el mundo. Este libro vendió más de 50 millones de ejemplares y se tradujo a más de 60 idiomas. Aunque no pertenece a la literatura española, es sin duda una historia muy conocida y querida en España. Eric Carle nunca pudo explicar del todo el éxito de su libro. En una entrevista con NPR en 2007, declaró que no tenía ni idea de por qué la oruga era tan querida.

Al final, sí tenía una respuesta para el éxito de La Pequeña Oruga Glotona. Lo llama un libro de esperanza porque una pequeña e insignificante oruga fea puede convertirse en una hermosa mariposa, abrir sus alas y talento y volar por el mundo.

Deja un comentario