La simple idea de no tener la capacidad de salvar a su hija en caso de emergencia era una verdadera tortura para Jay-Z. Este preciso motivo fue por el cual el productor musical Jay-Z aprendió a nadar con la llegada del nacimiento de su hija. Según Jay-Z esta decisión fue la base de su relación.

Con la llegada del primer hijo la mayoría de los padres se preparan de todo tipo de formas. Algunas parejas se mudan a un nuevo hogar, otras asisten a clases de preparación al parto entre muchas otras. Fue hasta en una entrevista que se se supo que el rapero Jay-Z aprendió a nadar antes de la llegada de su hija Blue Ivy. Anteriormente no veía mayor motivo para nadar.

En el programa The Shop Uninterrupted de HBO Jay-Z se emociona y afirma que el proceso de convertirse en padre es algo genial, emocionante y energizante. El programa de HBO no está disponible en Europa, pero se pueden ver fragmentos en YouTube. Fue precisamente en este programa en el que Jay-Z confiesa que no aprendió a nadar hasta que nació Blue Ivy.

El productor musical explica el terrible miedo que sintió al imaginarse el posible escenario, en el que su hija cayera al agua y yo no pudiera salvarla. Es una escena que no se quiere ni imaginar. Para poder evitar esa situación de impotencia Jay-Z aprendió a nadar. Esta decisión habría sentado las bases de la relación entre él y su hija Blue Ivy. Además la natación es un deporte que se ha convertido en una tendencia del fitness 2021.

Actualmente Jay-Z tiene tres hijos con la famosa cantante Beyoncé. La primera hija es Blue Ivy que tiene 9 años. Luego le siguen los gemelos Rumi y Sir de 3 años. Según lo que cuenta Jay-Z en el programa de televisión su hija mayor no está muy impresionada con la fama de sus padres al parecer. Hace poco le contó con orgullo que iba a entrar en el Salón de la Fama del Rock and Roll. Comentó que su hija ni siquiera reaccionó y solo se despidió para ir a la escuela.

Deja un comentario