El Salvador, el país más pequeño de Centroamérica, es el primer país del mundo en implantar el Bitcoin como medio de pago legal. Con esta medida el Presidente Nayib Bukele pretende crear miles de nuevos puestos de trabajo en el país centroamericano.

El Salvador quiere convertir el Bitcoin como medio de pago legal. En un mensaje de vídeo en la Conferencia Bitcoin 2021 en Miami el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, afirmó que quiere presentar un proyecto de ley en el transcurso de esta semana. El borrador de esta ley establece la criptodivisa como un método oficial de pago. Con esta nueva iniciativa el presidente busca crear muchos puestos de trabajo e incorporar a las personas al circuito económico formal.

Según Jack Mallers, el director del proveedor de servicios de pago Zap, esta implementación convertiría a El Salvador en el primer país del mundo en permitir el Bitcoin como moneda de curso legal.

Alta volatilidad del Bitcoin

Dentro de la moneda digital el Bitcoin es la más conocida. Esta criptomoneda no está controlada por un banco central, sino que se genera a través de un proceso informático descentralizado y de enorme consumo energético. El proceso de creación del Bitcoin se denomina minería o mining. La criptomoneda se considera un activo altamente especulativo y está sujeta a violentas fluctuaciones de precio. Por lo tanto, la mayoría de expertos están convencidos que el Bitcoin es en realidad bastante inadecuado como medio de pago. Mientras que empresas cómo Tesla vuelven a salir del negocio del Bitcoin la casa de subastas neoyorquina Sotheby’s y ahora el gobierno salvadoreño entran en el negocio.

Polémicas del gobierno

Al presidente de El Salvador, Nayib Bukele, le gusta presentarse como un jefe de estado moderno, joven y poco convencional. Es conocido por tener una fuerte presencia en las redes sociales y le gusta dar instrucciones a sus ministros a través de Twitter. Hay varios críticos, quienes consideran que el estilo de gobierno autoritario del presidente de El Salvador (de 39 años) es una amenaza para la democracia. Un escenario aterrador fue por ejemplo a principios de febrero 2020, cuando impulsó la marcha de los militares en el parlamento. Su propósito era presionar a los diputados para que aprobaran la financiación de su concepto de seguridad mediante un préstamo. En las últimas elecciones parlamentarias su partido quedó en primer lugar. Con estos resultados el partido político de Nayib Bukele, Gran Alianza por la Unidad Nacional, tiene el mando en el poder legislativo, ejecutivo y judicial.

Deja un comentario