El dueño de un bar es penalizado con una inhabilitación de dos años. El motivo por el que el propietario, de procedencia asiática, se encuentra en esta situación es por negar su servicio a una persona de origen afroamericano.

El dueño de un bar es penalizado por la Fiscalía Provincial de Valencia con una pena que le prohibe ejercer su profesión durante dos años. El propietario de China se negó a atender a un cliente en su bar a raíz de su tono de piel oscuro y por ende el cliente nunca recibió la bebida que había pedido.

Europa Press, una agencia de noticias privada española, informa que la sección de delitos de odio de la Fiscalía de Valencia ha inculpado al propietario del bar. El dueño de un bar es penalizado por cometer un delito en el Valencia ha inculpado al propietario del bar. El dueño de un bar es penalizado por cometer un delito en el que que viola los derechos fundamentales y de las libertades publicas garantizadas por la Constitución son violados.

El suceso se dió el año pasado, el 15 de julio de 2020, en un bar de la capital valenciana. El cliente afroamericano no fue atendido y le negaron cualquier tipo de servicio por el hecho de tener un tono de piel más oscuro.

Los motivos por los que no fue atendido son un claro ejemplo de polémicas en las que el racismo es tema central. Actualmente se esta poniendo más atención a problemas raciales. El inculpado no niega las causas descritas. El acusado insiste una y otra vez que no quizó atender al cliente y servirle la bebida porque anteriormente ha tenido varios problemas con personas con el mismo tono de piel. Incluso le afirmó a los efectivos policiales que el motivo fue porque la persona es de raza negra.

Por este acto el dueño de un bar es acusado por la Fiscalía al cometer un delito de odio y le han inhabilitado la licencia para ejercer su profesión en esta industria/comercio durante dos años.

Deja un comentario