El ex director de BMW es contratado por Apple. Esta movida aumenta las especulaciones sobre la entrada de Apple en el mercado de los coches eléctricos. Ulrich Kranz trabajó durante 30 años en BMW y fue vicepresidente senior de BMW i en sus últimos 9 años. Ulrich Kranz fue uno de los desarrolladores de los coches eléctricos más innovadores como el BMW i3 y del coche deportivo híbrido BMW i8, los cuales han ganado varios premios. El ingeniero de la división i de BMW es considerado como un especialista en electrónica.

Ulrich Kranz pasó a trabajar en Faraday Future, una empresa emergente de coches eléctricos, y hasta abril fue codirector ejecutivo de Canoo, otro potencial fabricante de coches eléctricos. Kranz fundó Canoo con Stefan Krause, el antiguo director financiero del Deutsche Bank. Unas semanas después fue incorporado a Apple.

El ex director de BMW y experto en coches eléctricos se incorpora a Apple. Esto es una señal de que la empresa estadounidense tiene las intenciones de entrar en el prometedor negocio de los coches eléctricos.

Apple ha informado sin mayores detalles a los blogs tecnológicos The Verge y TechCrunch que el ex director de BMW Ulrich Kranz trabaja ahora para Apple. Según Bloomberg, una agencia de noticias, Kranz trabajará en Apple en un equipo encargado de dirigir un proyecto de automóviles. En este mismo equipo también se encuentra Doug Field, el ex directivo de Tesla.

Apple tiene un proyecto llamado Titan, en el cual los ingenieros de la compañía del iPhone están trabajando en un sistema de conducción autónoma. Parece ser que el sistema llegará al mercado en 2024. Para ello Apple está utilizando los todoterrenos de Lexus, la marca de lujo de Toyota, que se convierten en coches robot.

Sin embargo, parece que a Apple le sigue faltando un socio de producción. Esto se debe a que la estrategia que esta utilizando actualmente Apple consiste en mantener capacidades limitadas de producción. Cabe destacar que productos como los iPhones y los iPads son fabricados en gran parte por terceras empresas en Asia.

Varios fabricantes de automóviles alemanes ya se han negado a convertirse en socio de producción. Parece ser que las negociaciones con el fabricante surcoreano Hyundai también han fracasado. El miedo de los fabricantes de automóviles clásicos es qué Apple los degrade a ser únicamente y simplemente un proveedor.

Los competidores directos de Apple también persiguen planes similares. Xiaomi, una empresa china de electrónica, anunció a principios de abril la creación de una empresa subsidiaria, la cual se dedicará a fabricar coches eléctricos inteligentes.

Deja un comentario