A mucha gente le gusta tomar el sol, sobre todo en verano cuando se va a la playa. Esto tiene una explicación: la luz solar actúa como un cálido difusor del buen humor gracias a la serotonina, la hormona del bienestar. Mientras que la luz solar con medición puede ser muy agradable y saludable también puede ser peligrosa y perjudicial para la piel. La solución es sencilla y es elegir un buen protector solar que actúe de acuerdo con el tipo de piel. A continuación se explica la importancia del protector solar.

La importancia del protector solar en verano

Motivos para utilizar protector solar

Exponerse excesivamente al sol no solo provoca dolorosas quemaduras solares y envejecimiento prematuro de la piel, sino que puede provocar graves consecuencias para la salud como el cáncer de piel. Provoca daños cuando la radiación ultravioleta (UV) penetra profundamente en la piel y altera su sistema de reparación. De aquí sale la importancia del protector solar.

Hasta hace unos años, se consideraba que sólo la radiación UVB era responsable de los daños a la salud. Sin embargo, estudios recientes han demostrado que no sólo es ésta radiación (de onda corta), sino que también la UVA (de onda larga) aumentan masivamente el riesgo de cáncer de piel.

Esta es independiente de la intensidad de los rayos solares. Investigadores del King’s College de Londres han descubierto que incluso la exposición constante, también en dosis bajas, a rayos UVA puede causar daños en el material genético. La importancia del protector solar se relaciona con su correcta aplicación ya que así se pueden reducir los efectos dañinos de las radiaciones UV.

Tipos de protección solar

No todos los protectores solares son iguales. Se diferencia especialmente por el filtro de protección y el efecto protector correspondiente. Desde 2006 las cremas solares, clasificadas cómo un producto de protección solar en la UE, deben contener un filtro UVA. Este se reconoce rápidamente con el logotipo circular de la UVA en el envase.

En general hay protectores solares con protección química y con protección física. La protección química protege la piel con compuestos de filtros orgánicos. Estas sustancias pueden absorber la radiación UV y convertirla en calor. La protección física, en cambio, funciona con filtros minerales. Este se basa en el principio de reflexión, trabajando como pequeños espejos. Las partículas de óxido de titanio u óxido de zinc reflejan la radiación e impiden así la penetración de los rayos UV. Es posible encontrar productos de protección solar que combinan ambos sistemas de protección contra el sol.

Para proteger la piel sensible de los bebés y los niños hay protectores solares específicos. Si se practica algún deporte o se está en el agua, se recomiendan los protectores solares resistentes al agua. Algunos productos contienen ingredientes activos que cuidan la piel, como la vitamina E. El factor más importante es la intensidad de la protección solar. Esto dependerá del tipo de piel.

Protector solar según tipo de piel

La piel tiene un tiempo limitado de autoprotección natural. El tiempo depende de la pigmentación y la sensibilidad de cada piel. Así se encuentran los siguientes tipos de pieles y su correspondiente tiempo de autoprotección:

  1. Piel muy clara y sensible: 5-10 min.
  2. Piel clara y sensible: 10-20 min.
  3. Piel menos sensible: hasta 30 min.
  4. piel insensible: hasta 40 min.

El protector solar ofrece diferentes factores de protección solar (FPS) para cada necesidad. En total se consideran 4 categorías según las necesidades:

  1. FPS mayor a 50: protección muy alta (especialmente para pieles muy claras y sensibles y para niños)
  2. FPS 30-50: alta protección (especialmente para pieles claras y sensibles)
  3. FPS 15 a 21: protección media (especialmente para pieles menos sensibles)
  4. FPS 6-10: protección baja (especialmente para pieles insensibles o personas que se exponen periodos cortos al sol)

Sin embargo, la Comisión Europea recomienda utilizar las siguientes categorías de protección. El FPS sólo es un indicador de la eficacia protectora del protector solar contra la radiación UVB. Pero el problema es que no proporciona ninguna información sobre la protección cualitativa o cuantitativa contra la radiación UVA.

El envase del protector solar indica la categoría de protección. Es importante resaltar que incluso los protectores solares con una protección muy alta no garantizan una protección completa contra los rayos UV. Otros factores que influyen en la protección de la piel es la duración de la exposición al sol y la adecuada aplicación del protector solar.

Aplicación de la protección solar

El protector solar debe aplicarse de forma abundante. La UE recomienda que los adultos utilicen al rededor de 36 gramos ( seis cucharaditas) de protector solar para cubrir todo su cuerpo. Al utilizar menos protector solar, se reduce la protección contra los rayos dañinos.

Es necesario aplicar el protector solar varias veces al día para mantener la protección solar. Sobre todo si ha estado en el agua o ha sudado mucho. Sin embargo, la aplicación repetida no prolonga el tiempo de exposición al sol.

Deja un comentario