Aparecen gigantes peces dorados en EE.UU. por lo que los propietarios de mascotas han sido advertidos respecto a la liberación de su mascota a la naturaleza.

Cuando aparecen gigantes peces dorados en Burnsville, estado norteamericano de Minnesota, la ciudad ha exigido a sus habitantes que no liberen a sus peces domésticos no deseados en la naturaleza.

Se sabe que este tipo de mascotas domésticas pueden crecer mucho más en la naturaleza y causar importantes alteraciones en los ecosistemas. Unos estudios afirman que los peces dorados podrían contribuir a la mala calidad del agua al alterar los sedimentos y arrancar las plantas que suelen habitar en los lagos.

Durante una inspección del lago Keller, la ciudad de Burnsville compartió imágenes, en las que se podía ver el impresionante tamaño de varios peces dorados. Burnsville preocupadamente se dirigió a los ciudadanos mediante un tweet exigiéndoles que por favor no suelten a sus peces dorados en la naturaleza como por ejemplo en estanques o lagos. En su advertencia, la ciudad de Burnsville aconseja a los propietarios de peces dorados que se planteen otras opciones para conseguirles un nuevo hogar.

En Minnesota, los peces dorados son una especie invasora regulada. Esto significa que es ilegal liberarlos en aguas públicas. La especie del pez dorado suele crecer hasta los 5,1 cm de longitud, al mantenerlos en un acuario doméstico. Según los oficiales de la fauna silvestre los peces dorados, que luego son liberados en aguas públicas pueden crecer mucho más y pueden ser difíciles de eliminar. Se reproducen rápido y dominan a las especies autóctonas.

Un problema repetitivo

En octubre del año pasado los oficiales de la protección de la naturaleza se han enfrentado a un problema similar. En el condado de Carver, Minnesota, se extrajeron 50.000 peces dorados de un arroyo. La retirada era parte de un plan de estudio de tres años para estudiar y gestionar esta especie ya que ha causado problemas en todo EE.UU.

Aparición de gigantes peces dorados en otros países

Sin embargo EE.UU. no es el único país que sufre la presencia de los peces dorados. En 2017, el ayuntamiento de Múnich, Alemania, afirmó que los bancos de peces dorados estaban matando de hambre a los rivales en los estanques y lagos locales. El problema escaló tanto que el ayuntamiento amenazó con multas a quienes liberen sus peces dorados en aguas públicas.

También en el Reino Unido se han encontrado gigantes peces dorados en las aguas salvajes. En el lago de Dorse, Reino Unido, un adolescente sacó un pez dorado de 5 libras (2,2 kg) y 16 pulgadas.

Deja un comentario