El multimillonario Jeff Bezos despega hacia el espacio con mucha ilusión. Después del exitoso lanzamiento de un cohete de Richard Branson, Jeff Bezos se convierte en un competidor más respecto a los lanzamientos al espacio. Parece ser que ambos multimillonarios están planificando negocios con turismo espacial.

Hace nueve días Richard Branson, multimillonario británico y jefe de la empresa espacial Virgin Galactic, adelantó su vuelo al espacio. Bezos mostró buen comportamiento ante su competidor ya que en las redes sociales felicitó a Branson y a su tripulación, haciendo énfasis en querer unirse al club. Jeff Bezos había dicho anteriormente que el vuelo no era una competición. Más bien se trata de construir un camino hacia el espacio para que las futuras generaciones puedan hacer cosas increíbles en el espacio.

El fundador de Amazon y jefe de la empresa espacial estadounidense Blue Origin, había anunciado en el pasado que al rededor de estas fechas llevaría por primera vez a personas al espacio con el cohete llamado New Shepard. Jeff Bezos despega hacia el espacio con la cápsula New Shepard. Según Blue Origin fue acompañado de su hermano y de las personas más jóvenes y viejas que han estado en el espacio. El más joven, 18 años, es el hijo de un banquero en Holanda y el más viejo, 82 años, es el ex piloto Wally Funk, una leyenda en EE.UU.

Desde el despegue, en el desierto de Texas, el vuelo duró unos diez minutos. La nave espacial New Shepard alcanzó una altitud de 106 kilómetros. Tras el lanzamiento, la nave alcanzó en dos minutos una aceleración de más de 3.700 kilómetros por hora. Poco después, la cápsula se separó del cohete reutilizable.

Comparando los vuelos de Branson y Bezos hay un par de similitudes, pero también diferencias. Uwe Gradwohl, el experto espacial de Südwestrundfunk, explica que mientras Branson realizó el vuelo en un avión espacial que puede volver al lugar de lanzamiento como un planeador en la fase final del regreso a la superficie terrestre, Bezos voló en una cápsula espacial (en la punta de un cohete reutilizable). La cápsula de Bezos se desprende del cohete y al aterrizar se abre el paracaídas. Sin embargo, ambos vuelos son suborbitales.

Gradwohl resalta que Branson voló más de 80 kilómetros de altura. Para el ejército de EE.UU. esto es considerado como el límite al espacio. Por otro lado Bezos quiere sobrepasar el límite establecido por motivos físicos. Todo lo que es superior a 100 kilómetros deja de ser vuelos de aviación y son categorizados como viajes espaciales. Esta altura también es considerada internacionalmente como la marca límite.

Por un lado Bezos ha desarrollado un cohete expansible, lo cual hace posible ir más lejos dentro del espacio. Por otro lado Branson ha desarrollado un avión con propulsión de cohete. En el futuro Bezos tiene la idea de volar a la órbita terrestre con un tipo de cohete más avanzado y así entrar en el negocio de los satélites.

Deja un comentario