En Francia no se ha parado de hablar de el asesinato de un niño que fue troceado y parcialmente devorado. Ha quedado la duda si el acto brutal tiene algún motivo satánico.

El lunes pasado la policía francesa descubrió un cadáver en una casa del sur de Francia. El cadáver carecía de una cabeza y un brazo. Se estima que la víctima es un niño de 13 años. Mientras que el sospechoso trataba de huir fue disparado.

El asesinato de un niño que fue troceado sucedió en el sur de Francia. Según Le Figaro, un periódico francés, la policía fue alertada el domingo pasado sobre las 23 horas por una persona que cree haber visto un saco con el cadáver de un ser humano en la villa de Tarascón.

Cuando la policía llegó al lugar encontró una casa vacía pero efectivamente había un saco con un cadáver. Según los medios en Francia la víctima es un niño de 13 años, que escapó, 2 días antes, de su casa en Marsella que queda aproximadamente 100 kilómetros al Sur de Tarascón. Se cree que el adolescente se dirigía a la casa de su madre, quien vive en el vecindario de la escena del crimen.

Según una fuente familiarizada con el caso al cadáver, envuelto en un saco en la cocina, le faltaba un brazo y la cabeza. En la escena del crimen habían varios objetos satánicos, por lo que se sospecha de un asesinato con motivos satánicos.

El sospechoso de el asesinato de un niño que fue troceado muere en el intento de escapar. El inquilino de la villa era un hombre de alrededor 30 años que presentaba problemas psicológicos y carácter violento. Según los medios de comunicación un agente de policía disparó al sospechoso en el acto de escape. Según el fiscal de Tarascón, el sospechoso falleció el lunes pasado sobre las 3:30 de la madrugada a causa de sus heridas.

La Inspección General de la Policía Nacional está investigando el acto de tiroteo y el departamento de investigación criminal está indagando el asesinato. Aún quedan varias preguntas por contestar.

Deja un comentario