Después de dos años sigue desaparecido el retrete de oro de 4,8 millones de libras. El retrete, el cual se encuentra en perfectas condiciones para su funcionamiento, fue robado de una exposición de arte en el Palacio de Blenheim, Oxfordshire. El suceso ocurrió dentro de las primeras horas del 14 de septiembre de 2019.

Se trata de un retrete, titulado América, de oro de 18 quilates. Desde el 2019 sigue desaparecido el retrete de oro y la policía no ha logrado encontrar al responsable. En aquel entonces el retrete de oro estaba valorado en 6 millones de dólares, equivalentes a 4,8 millones de libras. Al ser robado las aseguradoras estaban dispuestas a ofrecer una recompensa de hasta 100.000 de libras. No obstante, FASA, la compañía de seguros Fine Art Specie Adjusters, afirmó que una detención por robo sería una consecuencia de la devolución segura del retrete. Philip Austin, el director, comunicó que al principio hubo muchas consultas respecto a la recompensa y devolución. Con el tiempo predominó un silencio y no se notó mayor interés de devolución.

Cómo el retrete estaba firmemente conectado al edificio, la organización que entró a robarlo al Palacio de Blenheim, una casa señorial del siglo XVIII, provocó considerados daños e inundaciones.

El retrete de oro estaba bajo propiedad de un particular. Sin embargo fue una pieza de la exposición de Maurizio Cattelan, un artista italiano. A los dos días fue robado y desde ese entonces sigue desaparecido el retrete de oro de 4,8 millones de libras.

Desde el día del robo hasta hoy se detuvieron a siete personas pero sin éxito. Aún no se ha logrado identificar a las personas responsables y no se ha podido acusar a nadie. La policía de Thames Valley no pudo presentar cargos, ya que los sospechosos han sido liberados. Las investigaciones siguen en pie. Matthew Barber, Comisario de Policía y Crimen para Thames Valley, señaló que se encuentran ante un desafío para encontrar el retrete y al culpable. Muchos creen que el retrete ha perdido su forma y que habría sido troceado para poder fundir el oro con mayor facilidad, mantener el anonimato del retrete y luego venderlo.

Deja un comentario