Mientras que ciertas áreas geográficas de España se enfrentan ante grandes sequías, como el Parque Nacional Doñana otras zonas se ven afectadas por inundaciones. El cambio climático sigue afectando de diversas formas al planeta. Respecto al cambio climático Valencia se ve amenazada con inundaciones en las zonas de L’Albufera y el puerto de Valencia.

La Conselleria de Emergencia Climática junto con el Institut Cartogràfic Valencià han publicado los distintos escenarios resultantes del cambio climático. Dentro de ellos destacan zonas en peligro de inundaciones y una posible retracción marina. Como resultado se cuenta con que parques logísticos, urbanizaciones y puertos se encuentren completamente sumergidos bajo agua.

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, conocido como IPCC, comenta en su quinto informe que Valencia se ve amenazada con inundaciones. Los terrenos húmedos de la Comunidad Valenciana están en peligro de ser inundados, ya que han mostrado una relevante concentración. Las zonas afectadas son sobre todo Salines de Santa Pola, Prat de Cabanes-Torreblanca, L’Albufera y Marjal de Pego-Oliva.

La Conselleria de Emergencia Climática y Transisción Ecológica de la Generalitat Valenciana publica los escenarios, resultantes de las emisiones de efecto invernadero, que se han previsto para la Comunidad Valenciana para los años 2050 y 2100.

Como parte del escenario se ha previsto una regresión marina ocasionando pérdidas de playas y consecuentemente impactando de forma negativa a la biodiversidad y al sector social y económico. Las infraestructuras de puertos como Torrevieja, Alicante Dénia, Valencia y Castellón entre otros pueden estar inundadas.

Las zonas afectadas no sólo son los puertos sino que también se prevé inundaciones en urbanizaciones como es el caso de la zona costera de Gandia, el núcleo urbano de Opresa y los complejos de Marina d’Or.

Mireia Mollà, la consellera, enfatizó que emplear medidas y estrategias que disminuyan los efectos del cambio climático en la naturaleza y seguridad humana son los objetivos más relevantes del visor. También comentó que el modelo científico es efectivo, ya que ciertos efectos previstos se están dando a cabo, como por ejemplo la tendencia de la dinámica erosiva en las playas de Valencia. En la última década las playas de El Saler y El pinedo han mostrado una regresión de 30 a 60 metros.

Deja un comentario