Cada 28 de diciembre se celebra el Día de los Santos Inocentes pero, ¿sabes por qué y dónde tiene origen esta tradición?

El Día de los Santos Inocentes siempre viene cargado de bromas e inocentadas, y está repleto de alegría y celebraciones que se pueden disfrutar en familia o junto a los amigos preparando algún tipo de sorpresa. A pesar de la pandemia, este tipo de celebración se puede llevar a cabo sin problema alguno porque es posible hacerlo respetando las medidas de seguridad.

A pesar de lo divertido de esta tradición, el Día de los Santos Inocentes no siempre ha sido tan alegre como lo es en la actualidad, pues su origen se ve marcado por la crueldad. Esta tradición viene del cristianismo, más concretamente en el episodio que narra cómo se mató a todos y cada uno de los niños que nacieron en Belén, menores de dos años, con el propósito de acabar con Jesús de Nazaret.

El nombre de “Santos Inocentes” tiene que ver con que con apenas dos años era imposible que hubiesen cometido algún pecado. Conforme la historia fue avanzando, esta celebración fue sufriendo cambios, y los monaguillos comenzaron a gastar bromas, una costumbre que pasó a las familias más tarde.

Día de los Santos Inocentes

A pesar de que se celebre el 28 de diciembre, según el Evangelio de Mateo estos hechos tan atroces tuvieron lugar después de la visita de los Magos al rey, por lo que debería ser después del 6 de enero.

En España, el Día de los Santos Inocentes es bastante importante, llegando a celebrarse algunos actos conmemorativos en diferentes partes del país. Las inocentadas que se hacen este día suelen repetirse en muchos lugares del mundo.

Por ejemplo, es bastante común que los periódicos publiquen noticias falsas junto a alguna broma, haciendo que algunos de sus lectores lleguen a creérsela. En la televisión, todas las cadenas preparan algún tipo de broma en la que se ve involucrado un famoso que acaba cayendo mediante una cámara oculta.


Por otro lado, en muchos hogares se cambia la hora de los relojes de toda la casa para que su víctima llegue tarde allá donde vaya. En otras, se coloca un monigote de papel en la espalda de una persona sin que ésta se de cuenta, siendo una de las inocentadas más comunes de este día. Además, también se suelen hacer bromas por teléfono por el Día de los Santos Inocentes.

Deja un comentario