El 23 de febrero de 1981 tembló la democracia española. Un grupo de militares armados ingresó de forma violenta en el Congreso de los Diputados durante la investidura de Leopoldo Calvo-Sotelo, candidato a la Presidencia del Gobierno por parte de la Unión de Centro Democrático (UCD).

¿Cómo sucedió?

1981, un lunes 23 de febrero en Madrid, y lo que parecía un día más en la vida ajetreada de la ciudad. Los coches desprendían humo, la gente iba a sus puestos de trabajo y el día amaneció con el sol brillando en lo más alto. Pero no era un día más, la democracia, recién instaurada, vio como corría grave peligro

A las 18:23 de la tarde, mientras Calvo-Sotelo recitaba su discurso en el Congreso de los Diputados, Antonio Tejero, un teniente coronel de la Guardia Civil interrumpió pistola en mano y al grito de “¡quieto todo el mundo!”. Tejero, con el fin de infundir respeto y asustar a los presentes, disparó varias veces sobre el techo del Congreso de los Diputados. Hoy en día se conservan los agujeros provocados por dicha arma. El teniente coronel gritó la hoy famosa frase de “¡Se sienten, coño!”, provocando que varios diputados se tiraran al suelo asustados. Sin embargo, Adolfo Suárez (anterior presidente del Gobierno); Gutiérrez Mellado (vicepresidente primero para Asuntos de Defensa de España) y Santiago Carrillo (secretario del Partido Comunista de España), permanecieron erguidos a pesar de la amenaza de Tejero. En el Congreso, además de Tejero, entraron 200 Guardias Civiles para respaldarle. Allí, en el Congreso, los diputados quedaron secuestrados en su interior.

Paralelamente al golpe de estado, Valencia sufrió otro ataque que se conoció como Operación Turia. Jaime Milans de Bosch, teniente general, mandaba desplegar 50 carros de combate así como unos 2000 hombres. Este, además, tras declarar el estado de excepción, intentó sumar militares de otras regiones del país.

23 de febrero de 1981

Tras conocer la situación, en la madrugada del día siguiente, el 24 de febrero, Juan Carlos I, el rey emérito, declaró públicamente estar en contra de los militares insurrectos y defendió la validez de la Constitución española. El teniente general Milans de Bosch ordenó la retirada de la Operación Turia a todos los militares y, los 200 Guardias Civiles, incluido Tejero, abandonaron el Congreso de los Diputados, fracasando el asalto a la democracia aunque el 23 de febrero de 1981 ha pasado a llamarse 23F y siendo conocido como uno de los días más tensos de la democracia española.

¿Por qué Antonio Tejero asaltó el Congreso?

El motivo del golpe de estado podría resumirse en un rechazo al sistema postfranquista, la crisis económica, ETA, un sistema cada vez más democrático… 

Después de 40 años con Franco al poder, sus seguidores sentían que el sistema actual fracasaba ya que creían firmemente en la autoridad como elemento clave para poder gobernar al país.


La debilidad de una democracia recién instaurada, hizo que los sectores más tradicionales del Ejército planearan un golpe de estado en esa Transición con el fin de devolver la autoridad a la forma de gobierno del país.

-Guillermo Bujalance

Deja un comentario