La OTAN ha aprobado una nueva fase de sanciones contra el entramado político y económico del Kremlin ante la guerra entre Ucrania y Rusia. Como consecuencia, el 27 de febrero el líder ruso afirmó: «Los líderes de los principales países de la OTAN están haciendo declaraciones agresivas sobre nosotros. Así que ordenó trasladar las fuerzas de disuasión de Rusia al modo de alerta máxima».

¿Desde cuándo existe la tensión entre Ucrania y Rusia? 

En 1991 se disolvió la Unión Soviética y todo el territorio que ocupaba hasta entonces la URSS, se dividió en 15 repúblicas independientes. Ucrania, una de ellas, comenzó su acercamiento a la UE.

En la cumbre de la OTAN de 2008 que tuvo lugar en Bucarest, la alianza acogió las aspiraciones de Ucrania y Georgia de convertirse en países miembros. Para Putin resultó ser una amenaza, por lo que en 2013 forzó al presidente de Ucrania de aquella época, Víktor Yanukóvich, a suspender el acuerdo de asociación con la UE que estaba a punto de firmarse. 

La situación entre Ucrania y Rusia empeoró. Los proeuropeos ucranianos, que veían ese pacto como una bandera hacia el futuro, salieron a la calle en Kiev la noche del 21 de noviembre del mismo año. Este conjunto de manifestaciones y disturbios de índole europeísta y nacionalista donde murieron 100 personas y que duró hasta el 22 de febrero de 2014, recibe el nombre de Euromaidán. Fue entonces cuando comenzó la guerra entre Ucrania y Rusia, que dura hasta hoy. 

La Rada Suprema destituyó a Víktor Yanukóvich por “abandono de sus funciones constitucionales”. La población ucraniana se encontraba dividida entre aquellos que querían una mayor integración con Rusia y los que querían una alianza con la UE, escenario que Putin aprovechó para anexionarse Crimea. Ucrania y Occidente juzgaron el referéndum, que tuvo un 96,7 % de votantes que apoyaron la unión con Rusia, como ilegal. 

Con esto, la popularidad de Putin se disparó y aparecieron más prorrusos en la región del Donbás. Este territorio se convirtió desde 2014 en el principal campo de batalla de Ucrania y Rusia.

Otro aspecto que ha aumentado las tensiones entre Ucrania y Rusia fue la construcción del Nord Stream 2, el gasoducto de gas natural que conecta Rusia con Alemania a través del Mar Báltico. Permitiría a Moscú duplicar sus envíos, ahorrando su paso obligatorio por Ucrania. Pero la puesta en marcha del proyecto afectaría a Kiev, ya que dejaría de recibir las millonarias regalías que representaría si el gas transitara por Ucrania. Finalmente, el 22 de febrero de 2022 Alemania suspendió su certificación. 

Ucrania y Rusia

En abril de 2021 el presidente de Ucrania, Zelenski, pidió acelerar el ingreso a la OTAN. Ante esto, Putin exigió que se firmara por escrito el compromiso de no acercar la organización al este: el trasfondo de la crisis entre Ucrania y Rusia es la negativa rusa a aceptar la expansión de la OTAN y la de la UE a la antigua república soviética. Esto es porque Moscú considera a Kiev parte de su identidad y de su espacio de influencia. Según Putin, ambos países, Ucrania y Rusia, conforman “un solo pueblo”. 

El dirigente ruso comenzó a entrenar soldados cerca de la frontera de Ucrania y Rusia en enero de 2022. La invasión iba ganando cada vez más terreno y los líderes mundiales se manifestaron subiendo el tono respecto a intervenciones anteriores. Joe Biden considera que Putin “se arrepentirá de haberlo hecho” mientras que Ursula von der Leyen anuncia: “esperamos que no se produzca un ataque. Pero si sucede, estamos preparados”. 

La fecha clave para Ucrania y Rusia es el 24 de febrero. Putin anunció “las circunstancias requieren acciones firmes e inmediatas de nuestra parte. Decidí llevar a cabo una operación militar especial”. Minutos después, se registraron fuertes explosiones en varios puntos del este de Ucrania. Moscú defendía que se trataba de desmilitarizar al país vecino, no de ocuparlo. 

Al día siguiente lanzaron varias ofensivas contra infraestructuras civiles, dejando al menos 137 muertos. Según el último balance de víctimas civiles de la guerra entre Ucrania y Rusia que ofrece Europa Press, son 352 muertos y unos 2.000 heridos desde la invasión. 


Tras la alerta nuclear en Rusia que anunció Putin el 27 de febrero, la Asamblea General de la ONU abrió este lunes 28 una sesión especial sobre Ucrania, en medio de llamamientos a un alto el fuego inmediato. “Ayer, las fuerzas nucleares rusas se pusieron en alerta máxima. Esto es un hecho escalofriante. La mera idea de un conflicto nuclear es simplemente inconcebible”, expresó el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres.

-Cristina Gámez

Deja un comentario