Para entender los tipos de acoso escolar debemos tener claro qué es el acoso escolar. Podemos definir el acoso escolar como cualquier tipo de violencia tanto física, psicológica o verbal entre estudiantes de forma reiterada y tanto en el centro escolar como a través de las redes sociales como Instagram, Twitter o WhatsApp.

En la propia definición se incluyen los cuatro tipos principales de acoso escolar: bullying físico, bullying emocional, bullying verbal o ciberbullying (vía internet), aunque hay algunos medios que distinguen un quinto tipo: el bullying sexual.

Bullying físico.

De todos los tipos de acoso escolar, es el más común, siendo más habitual en chicos. Se manifiesta en forma de empujones, golpes e incluso palizas grupales ante una sola víctima. También se pueden llevar a cabo robos o daño a las pertenencias de la víctima. Se considera el tipo de bullying más grave, debido a que implica también un componente psicológico.

tipos de acoso escolar

Bullying psicológico.

Es el tipo de bullying más difícil de detectar ya que los daños no son visibles en el físico de la víctima. Se destaca el chantaje, la manipulación, las amenazas… Todas estas acciones influyen en la autoestima de la víctima, provocándole miedos e inseguridades.

En este tipo de acoso, el maltratador impone su superioridad sobre la víctima, provocando que las amenazas se perciban como un hecho posible de suceder. Esta amenaza puede ser gestual, como mandar a callar. La víctima se siente indefensa y vulnerable, provocando un grave bajón de autoestima.

Bullying verbal.

Este tipo de acoso está estrechamente ligado con el bullying psicológico, diferenciándose en la existencia exclusiva de acciones no corporales (ni gestos ni agresiones físicas). En este tipo de bullying podemos encontrar acciones como difusión de bulos o rumores, realización de bromas ofensivas, poner apodos o motes, comentarios racistas, machistas u homófobos… Este tipo de bullying es más común en chicas durante la pubertad.

Ciberbullying.

En este tipo de acoso escolar, se utilizan los medios digitales como canal para acosar a sus víctimas. Una característica del mismo es que acosador y víctima suelen tener la misma edad y compartir un contexto social, como por ejemplo un videojuego. Se excluye de este tipo de acoso todo aquello que tenga que ver con el sexo, pues ese sería otro tipo de abuso por Internet. El bullying por redes sociales es muy “fácil” por el anonimato que existe en la red y por la falta de percepción del daño que puede provocar una acción a través de internet, por lo que las palabras pueden ser mucho más agresivas que en el bullying presencial.

El quinto tipo: el acoso sexual escolar.Al introducirlo como un quinto tipo extra no quiere decir que no exista, sino que para muchos se incluiría dentro del acoso físico. Sin embargo, lo hemos separado pues también tiene un factor psicológico importante. El acoso sexual incluye gestos, comentarios, actos o cualquier acción de naturaleza sexual, con el fin de ofender, intimidar o hacer daño a una tercera persona.

-Guillermo Bujalance

Deja un comentario